Comentábamos hace algunas semanas el nuevo trabajo de AC/DC, Black Ice. Además de las buenas críticas que ha recibido el disco, su performance de ventas ha sido tan espectacular que toda la industria está sorprendida, y con justa razón. Que AD/CD llegue al número uno de los rankings no es algo tan sorprendente, pero aquello […]

  • 13 noviembre, 2008

Comentábamos hace algunas semanas el nuevo trabajo de AC/DC, Black Ice. Además de las buenas críticas que ha recibido el disco, su performance de ventas ha sido tan espectacular que toda la industria está sorprendida, y con justa razón. Que AD/CD llegue al número uno de los rankings no es algo tan sorprendente, pero aquello sumado a la forma en que han decidido distribuir su
trabajo si pareciera tener a más de algún analista atónito. En un momento en que ninguna banda sensata pretende darle la
espalda a Internet como medio de distribución y marketing, AC/DC ha decidió darle la espalda a la red y vender su disco exclusivamente a través de WalMart. Los resultados hablan por sí solos, y muestran que aún algo de vida le queda al CD
como formato. Ahora, más que como demostración de lo poco eficaz que puede llegar a ser Internet como medio de distribución, creo que el experimento funciona mejor como prueba de la multiplicidad de canales que la música requerirá abordar para consolidar su negocio. AC/DC es una banda longeva y es precisamente su público el que quizás esté más acostumbrado a comprar CDs, por lo que este podría ser un clásico caso de “selección adversa”.