Rastrear el destino inmobiliario de la residencia de un difunto ilustre es un clásico en la cultura estadounidense. Hace apenas una semana que conocíamos la venta del chalé donde Cheeverescondía con pericia su mueble-bar, como ya sucedió años atrás con el arrollador apartamento –a la imagen de su dueño– que alojó a Norman Mailer. [tweetable]Ahora […]

  • 14 julio, 2014
Frank Sinatra. Foto Flickr

Frank Sinatra. Foto Flickr

Rastrear el destino inmobiliario de la residencia de un difunto ilustre es un clásico en la cultura estadounidense. Hace apenas una semana que conocíamos la venta del chalé donde Cheeverescondía con pericia su mueble-bar, como ya sucedió años atrás con el arrollador apartamento –a la imagen de su dueño– que alojó a Norman Mailer. [tweetable]Ahora es el exuberante ático de Frank Sinatra en Manhattan el que se pone a la venta por cerca de 5 millones de dólares.[/tweetable]

Repartido en tres plantas con una superficie conjunta de 300 metros cuadrados, el inmueble sirvió de escenario al potencial etílico del Rat Pack –aquella tuna con clase que reunió a La Voz con Dean Martín, Sammy Davis Jr, Peter Lawford y Joey Bishop– y recibía regularmente a invitados del peso icónico de John F. Kennedy, Marilyn Monroe o el espectral Andy Warhol, que adjucaría al lugar la etiqueta de “gruta reluciente”.

Lee la noticia completa en ABC.es