La niña símbolo Ventanas es la zona de sacrificio más emblemática del país. Perteneciente a la comuna de Puchuncaví, en la región de Valparaíso, cuenta con dos centrales termoeléctricas a carbón –AES Gener y Codelco Ventanas– y otra en período de prueba. Desde 1993 ya es considerada zona saturada por tener una alta contaminación de […]

  • 28 octubre, 2012
  • La niña símbolo

    Ventanas es la zona de sacrificio más emblemática del país. Perteneciente a la comuna de Puchuncaví, en la región de Valparaíso, cuenta con dos centrales termoeléctricas a carbón –AES Gener y Codelco Ventanas– y otra en período de prueba.

    Desde 1993 ya es considerada zona saturada por tener una alta contaminación de anhídrido sulfuroso y material particulado respirable (MP10), contaminantes que han afectado la pesca artesanal, por lo que sus trabajadores han tenido que optar por recolectar algas.

    El último caso que levantó un nuevo llamado de  alerta, fue la intoxicación de niños en la escuela La Greda, el 2011, debido a una nube tóxica que afectó a la zona. Además, un grupo de 30 viudas demandan a Codelco por la muerte de sus maridos, quienes trabajaban en la refinería. En abril de este año se abrieron sumarios sanitarios a las empresas AES Gener y a Codelco Ventanas.

  • Humos al sur

    Coronel es la “zona de sacrificio” más al sur de Chile y se ubica a 30 kilómetros de Concepción. El 2006 fue declarada zona latente  por los altos niveles de contaminación de MP10 (material particulado respirable) que deambulaban entre un 80% y 100% por sobre lo permitido por la norma. Cuenta con dos centrales termoeléctricas a carbón, Bocamina, de Endesa, y Santa María, de Colbún.

  • Saturadas

    Tocopilla, en la costa de la región de Antofagasta, fue declarada zona saturada en 2007. Aunque Mejillones no es considerada zona saturada ni latente, sí está dentro de las «sacrificadas», según Oceana. Con 25 mil habitantes la primera, y 10 mil la segunda, estas localidades cuentan con cuatro termoeléctricas a carbón que en 2010 llegaron a emitir 3.500 toneladas de MP10. Oceana atribuye a las compañías E-CL y Norgener, más las procesadoras de minerales oxidados Lipesed y Soquimich, la responsabilidad del 95% de la contaminación en esas dos localidades. Como medida de mitigación, hace un par de años se puso en marcha un plan de descontaminación que ha permitido detener, al menos, los problemas en la pesca.

  • Peligro latente

    Ubicada en la región de Atacama, los 9 mil habitantes de Huasco conviven diariamente con la termoeléctrica Guacolda y la planta de pellets de hierro de la Compañía Minera del Pacífico, además de otra central pronta a inaugurarse, Punta Alcalde. Ésta última –de 740 megawatts- se ubicará a sólo 15 km de Huasco.

    A pesar de este escenario, esta localidad recién este año fue declarada zona latente –el primer paso antes de declararse zona saturada– luego de que se registrara MP10 (material particulado respirable) por sobre un 80% del permitido.