El artista mexicano Yoshua Okón (1970) vuelve a exponer sus obras en nuestro país, siempre utilizando la parodia para ejercer una crítica social. Poder se llama la muestra monográfica que se puede visitar en Matucana 100 y donde Okón utiliza diferentes formatos –videoinstalación, escultura, fotografía- para invitar al espectador a ser testigo de una época, asumiendo una postura física y emocional frente a distintas situaciones que nos afectan. “Mi intensión es abordar temas sociales para la reflexión. Me interesa que, al confrontar mi obra, el público se pueda replantear algunas de sus ideas sobre la realidad. No me interesa decirle a nadie cómo debe pensar, lo que me interesa es estimular el pensamiento crítico”, señala el artista que en 2009 montó la obra Chille en la Galería Gabriela Mistral.

  • 11 abril, 2019

-¿Hay algún discurso que haga de hilo conductor en tu obra?

Diría que me interesa reflexionar en torno a la globalización: a los radicales cambios que hemos experimentado como civilización durante los últimos 25 años y a los efectos secundarios de estos cambios. Me interesan los temas relacionados al neoliberalismo, a las fuerzas del capitalismo global y a como estas afectan las diferentes localidades a nivel social y medio ambiental.

 

-¿Crees que el arte debe incomodar al espectador?

Yo entiendo al público como agentes capaces de definir sus propias posturas. El arte es un estímulo que puede facilitar este proceso, pero que en última instancia depende de cada quién. No me interesa incomodar como una finalidad en si misma. Pero sí me interesa estimular reflexión, y en ocasiones nos puede resultar incómodo salir de nuestra zona de confort para replantearnos nuestras ideas del mundo. Estamos muy habituados a las narrativas predominantes que constantemente proyectan los medios masivos de comunicación, por lo que cualquier tipo de representación que cuestione, o desestabilice a estas narrativas, nos puede resultar incómoda. Creo que es un tipo de incomodidad productiva y sana.

 

 

-¿Consideras que el arte experimental requiere un marco teórico o puede tratarse de una experiencia netamente sensorial?

El arte contemporáneo es un arte total, es decir, este toma en cuenta todas nuestras facultades como seres humanos. Es por eso que los aspectos formales y sensoriales son tan importantes como los aspectos afectivos o los conceptuales. La idea y la forma trabajan en conjunto, de manera complementaria y como una sola unidad. Resultaría imposible separarlas.

 

-¿Te aproximas al mundo desde tu nacionalidad o te sientes ciudadano del planeta?

Ambas. Jamás en la historia de la humanidad habíamos estado tan conectados, tan intercomunicados  e interdependientes, como lo estamos ahora.  Nuestra realidad local esa siendo fuertemente afectada por fuerzas transnacionales y globales, por lo que si no tenemos este tipo de perspectiva es muy difícil entender nuestras raíces.

 

Galería de artes visuales en Matucana 100

Hasta el 02 de junio

Mié a Dom 11 a 20 hrs.

Entrada Liberada