En un momento donde abunda la información, la periodista y panelista de T13 Radio nos recomienda libros y reportajes de la prensa extranjera que nos pueden orientar y ayudar a entender la crisis por la que atraviesa el país.

  • 28 noviembre, 2019

Desde que apareció a mediados de 2017 no he dejado de recomendar el libro Desiguales: orígenes, cambios y desafíos de la brecha social en Chile, que hizo un equipo del PNUD encabezado por el economista Osvaldo Larrañaga. La gracia es que no se concentra solo en las cifras, sino que muestra cómo influye la brecha social y económica en la vida cotidiana de las personas y la rabia que generan las diferencias de trato. También sugiero otro trabajo del PNUD tanto o más actual: Mecanismos de cambio constitucional en el mundo, un análisis breve que sirve como un punto de partida para entrar en la discusión constitucional. Está en la web.

Convencida de que estos son y van a ser tiempos muy políticos, me parece importante tener lenguaje y conceptos: si no sabemos bien qué queremos decir o no tenemos cómo explicarnos, es muy fácil terminar crispado o peleando. La filosofía, la historia o la ciencia política son fuentes de ideas y miradas. Los artículos y entrevistas en los medios son una buena entrada a autores o temas que puedan parecernos lejanos. A la rápida se me ocurren un ensayo del español Daniel Innerarity en la revista mexicana Letras Libres (“La política en la era de la incertidumbre”), o dos entrevistas de los últimos meses en El País de España: a Bruno Latour (“El sentimiento de perder el mundo, ahora, es colectivo”) o Jürgen Habermas (“¡Por Dios, nada de gobernantes filósofos!”). En Chile está el podcast Réplica de Tele13 Radio, en el que Daniel Mansuy entrevista a académicos y personajes del mundo de las ideas.

La experiencia internacional siempre es una fuente útil para la comprensión de los fenómenos propios. Voy a mencionar dos artículos que pueden ayudar a mirar lo que está pasando en este país. Uno se publicó en BBC Mundo en diciembre de 2013 y se llama “Brasil, las protestas que sacudieron la sede del Mundial”, de Gerardo Lissardy. La verdad es que si uno cambia los nombres de Brasilia y Río por los de Santiago y Valparaíso, y pasaje de bus por pasaje de metro, parece una crónica fiel de la actual crisis chilena. El otro artículo apareció en la revista The Economist hace pocos días y explica cómo en las últimas semanas se han producido protestas generalizadas en Irak, Líbano, Bolivia, Chile, Hong Kong, Cataluña o Londres (“Why are so many countries witnessing mass protests?”)

Un amigo muy inteligente me hizo una buena sugerencia: que en estos días confusos hay que leer historias de personas inspiradoras y me recomendó, por ejemplo, La autobiografía de Nelson Mandela. El largo camino hacia la libertad. Ya que entramos en el terreno de las biografías, que es un género que me gusta mucho, aprovecho de contar que por eso soy fan del escritor Stefan Zweig, autor de algunas muy famosas. Me he acordado en estas últimas semanas de que en la que hizo sobre María Antonieta explica que a veces personalidades mediocres puestas en una situación de crisis muestran un valor inesperado (también se ha visto lo contrario, y gente que anda por la vida en calidad de excepcional en situaciones límites se empequeñece). Ahora, tratándose de Zweig, lo que más recomendaría es su autobiografía. Se llama El mundo de ayer. Con ese título, no es necesario que diga más.