El gerente general del grupo Copesa entrega ideas para gozar estas vacaciones de forma inteligente: “Dado que estamos en verano y con miras a recargarnos para un año que todos dicen será duro -aunque yo creo que será mejor de lo que se espera-, acá van mis recomendaciones”.

  • 23 enero, 2020

Hacer Yoga: Es una práctica que comencé hace algunos años, como complemento a otros deportes, y ha sido excepcional. No hay que ser un “yogui”, ni meterse en onda para disfrutarlo. Es solo tener la cabeza y el cuerpo dispuestos a tener un momento de ejercicio y paz. Si están cerca de Maitencillo, Cachagua o Zapallar, el mejor lugar es @melinadelmar

Leer un libro: Para usar y despejar la mente. Si no leemos en verano o en vacaciones, difícilmente lo haremos alguna vez. La variedad es infinita, pero me quedo con dos libros que me encantaron en este último tiempo. El primero es una colección de artículos de la española Milena Busquets que se llama Hombres elegantes y otros artículos, que realmente son una genialidad. El otro es  La verdad sobre el caso Harry Quebert, de Joe Dicker, se trata de un libro antiguo que acaba de convertirse en serie de TV. Un relato de intriga, amor y policial de los mejores.

Una serie: Succession es la que tiene que ver. La historia de una familia dueña de medios de comunicación fue una de las grandes ganadoras en los recientes premios Emmy. Buena actuación, mucha intriga y buenos paisajes hacen de esta la serie ideal para el verano.

Viajar cerca: José Ignacio, Uruguay. Un lugar que tiene algo de parecido a la costa chilena, pero con dos gracias: es mucho más entretenido y con excelentes restaurantes, como La Huella o La Susana VIC. Y el mar tiene exactamente los grados de más que se necesita para que no sea congelado como el chileno. El mes top es enero, pero febrero es una gran alernativa porque los arriendos son más baratos y hay menos gente.

Ver documentales: Una oportunidad única de aprender entretenido y conocer historias y vidas. Tengo muchos favoritos: ¿Cuánto pesa su edificio Mr. Foster? Es sobre la vida del célebre arquitecto Norman Foster y un paseo por algunas de las obras de arquitectura moderna más impactantes, con las explicaciones de su propio autor. Otro imperdible para entender el mundo del arte es Blurred Lines, Inside de art world” y finalmente Strokes of genius, que se basa en el la final de Wimblendon 2008 entre Roger Federer y Rafael Nadal, hoy considerado el partido del siglo.

Un panorama: Este no sirve para el verano, pero es genial. La final del Abierto de Polo de Palermo es algo que hay que hacer una vez. ¿Por qué? Bueno, porque es un espectáculo increíble con un deporte impresionante. Porque es en Buenos Aires, donde siempre se puede comer bien. Pero, sobre todo, porque los argentinos son los mejores poleros del mundo. Por eso, ver la final de Palermo es lo mismo que, para el fútbol, ver la final de la Champions. Pero mucho más accesible. Esto sucede a mediados de diciembre.

Una charla TED: Son ya un clásico, pero quien quiera entender a la gente que lo rodea y entenderse a sí mismo, tiene que ver la charla de Martin Selingam sobre psicología positiva, donde describe los distintos tipos de felicidad. La segunda que es fundamental es The Minimalist: a rich life whith less stuff, donde se analiza el método para vivir con menos cosas y menos estrés.