A sus 92 años, no sale de su departamento y camina ocho minutos cada dos horas. Mantiene intacta la pasión por el teatro, el humor, el deslengüe y la imaginación. Está picada con su cuerpo, que ya no le responde como antes. Delfina Guzmán desde el encierro repasa su vida.

  • 10 junio, 2020