Después de entregarle a la reina Isabel de Inglaterra las piedras que el minero Mario Sepúlveda le trajo desde el fondo de la mina -una ofrenda bastante comentada-, el presidente Piñera decidió hacerle una pregunta a la soberana: “sé que no me podrá contestar esto, su majestad, pero, ¿quién ha sido el mejor primer ministro británico?”. Con su perfecta diplomacia, la reina le respondió: “usted sabe que no le puedo contestar eso, pero sí le puedo decir que como Winston Churchill no ha habido ninguno”.

  • 4 noviembre, 2010

Después de entregarle a la reina Isabel de Inglaterra las piedras que el minero Mario Sepúlveda le trajo desde el fondo de la mina -una ofrenda bastante comentada-, el presidente Piñera decidió hacerle una pregunta a la soberana: “sé que no me podrá contestar esto, su majestad, pero, ¿quién ha sido el mejor primer ministro británico?”. Con su perfecta diplomacia, la reina le respondió: “usted sabe que no le puedo contestar eso, pero sí le puedo decir que como Winston Churchill no ha habido ninguno”.

Después de entregarle a la reina Isabel de Inglaterra las piedras que el minero Mario Sepúlveda le trajo desde el fondo de la mina -una ofrenda bastante comentada-, el presidente Piñera decidió hacerle una pregunta a la soberana: “sé que no me podrá contestar esto, su majestad, pero, ¿quién ha sido el mejor primer ministro británico?”. Con su perfecta diplomacia, la reina le respondió: “usted sabe que no le puedo contestar eso, pero sí le puedo decir que como Winston Churchill no ha habido ninguno”.