Se dice que los arquitectos chilenos están bien considerados en el extranjero. El premio que recibió recientemente la oficina Sabbagh Arquitectos en el último encuentro de World Architecture Festival parece confirmarlo.

  • 22 diciembre, 2008

 

Se dice que los arquitectos chilenos están bien considerados en el extranjero. El premio que recibió recientemente la oficina Sabbagh Arquitectos en el último encuentro de World Architecture Festival parece confirmarlo.

Fue una sorpresa para el estudio Sabbagh Arquitectos saber que con el edificio Antonio Varas de DUOC había quedado seleccionado para el World Architecture Festival, que se celebraría en Barcelona. Mucho mayor fue el impacto cuando resultaron ganadores en la categoría Oficina con este proyecto.

Para ellos resultó notable todo lo que fue pasando hasta llegar a coronarse ganadores. De hecho, la suya fue la única obra latinoamericana que figuró entre los ganadores, siendo de paso los primeros chilenos en alcanzar este reconocimiento. “Gritábamos como locos”, cuenta Juan Sabbagh, premio nacional de Arquitectura 2002.

Este edificio fue la culminación de varias sedes que han realizado para DUOC. Sabbagh explica que el diseño responde no sólo a las necesidades operacionales de la casa de estudios, sino también al espíritu de su enseñanza, que es manifestar la dignidad e importancia de la educación técnica.

La construcción, de 12.800 metros cuadrados, 15 pisos y dos subterráneos, no aspira a la ostentación. Por el contrario, la estructura es de hormigón armado a la vista, sin terminaciones finas y se muestra “tal como es”. De hecho, no tiene cielo falso, las instalaciones eléctricas están a la vista y el primer piso es abierto; tanto, que desde afuera se puede ver qué ocurre en su interior. Al momento de concebir el plano, un aspecto muy importante fue diseñar buenos espacios comunes, ya que los estudiantes pasan muchas horas en el lugar. Para ello, decidieron dejar grandes ámbitos altos y luminosos.

Una particularidad que exhibe el proyecto es la segunda piel que cierra el edificio. Esta cumple funciones de protección solar y de conservación del calor, lo que permite aminorar el gasto energético. Además, la forma en que se instaló produce una ventilación natural que en las estaciones de mayores temperaturas permite abrir las ventanas sin exponerse a grandes corrientes de aire.

El lugar donde está emplazado el edificio Antonio Varas de DUOC es un barrio de tradición, por lo que para los arquitectos era importante integrar la construcción a lo ya existente y contribuir con su identidad. Para que el impacto del volumen no resultara negativo, se pensó en un diseño que no fuera monolítico y, por otra parte, en espacios públicos en altura que armonizaran con las obras ya existentes.

Tras el reconocimiento de World Architecture Festival, a este equipo de profesionales le han llegado solicitudes de publicaciones desde Italia, España, Siria y Taiwan. Incluso, los contactaron desde Dubai para asociarse a una obra de ingeniería en Arabia Saudita. Otro de los ganadores de este premio fue la reconocida Foster + Partners por la remodelación del patio del Instituto Smithsonian en Washington y la construcción del Operahouse de Oslo por la oficina noruega Snøhetta.

Fue en 1986 cuando Juan Sabbagh se reunió con su hermana diseñadora Mariana para formar la oficina Sabbagh Arquitectos, con la cual han desarrollado una extensa variedad de proyectos en las áreas comercial, industrial, habitacional, oficinas y servicios, y con la que hoy sienten que han alcanzado nuevas cimas.