Recorrer terroirs de Sudamérica y Estados Unidos. Esa es la hoja de ruta del piloto Cristián Muñoz, ex gerente de exportación de Viña Undurraga, quien el 1 de septiembre se subirá a su moto para visitar bodegas orientadas a la producción de vinos premium. La aventura incluye realizar degustaciones en lugares tan exóticos como el Salar de Uyuni, Machu Picchu, las Cataratas de Iguazú y el Parque Yosemite.

El viaje será registrado en un documental que incluirá entrevistas a sommeliers, bloggers de vinos y dueños de restaurantes, entre otros. La idea es graficar la importancia del terroir en la producción de vinos de alta gama.

La aventura de 40 mil kilómetros por 18 países contará con la participación de viñas nacionales Gandolini, Ventolera, Von Siebenthal y Alta Alcurnia y algunas extranjeras, además del patrocinio del Ministerio de Agricultura chileno y de BMW Lerma Motors.

No es primera vez que Muñoz viaja en moto a Estados Unidos: ya lo hizo el 2005 con una botella de Carménère para promocionar la industria chilena. A su llegada a Nueva York fue recibido por la revista Wine Spectator.

  • 1 agosto, 2012

Recorrer terroirs de Sudamérica y Estados Unidos. Esa es la hoja de ruta del piloto Cristián Muñoz, ex gerente de exportación de Viña Undurraga, quien el 1 de septiembre se subirá a su moto para visitar bodegas orientadas a la producción de vinos premium. La aventura incluye realizar degustaciones en lugares tan exóticos como el Salar de Uyuni, Machu Picchu, las Cataratas de Iguazú y el Parque Yosemite.

El viaje será registrado en un documental que incluirá entrevistas a sommeliers, bloggers de vinos y dueños de restaurantes, entre otros. La idea es graficar la importancia del terroir en la producción de vinos de alta gama.

La aventura de 40 mil kilómetros por 18 países contará con la participación de viñas nacionales Gandolini, Ventolera, Von Siebenthal y Alta Alcurnia y algunas extranjeras, además del patrocinio del Ministerio de Agricultura chileno y de BMW Lerma Motors.

No es primera vez que Muñoz viaja en moto a Estados Unidos: ya lo hizo el 2005 con una botella de Carménère para promocionar la industria chilena. A su llegada a Nueva York fue recibido por la revista Wine Spectator.