La casa sueca ha sido una de las más activas en términos de inclusión de nuevas tecnologías de movilidad en el área de conducción autónoma, tanto que hoy casi la totalidad de su gama ofrece alguna solución en esa línea. Ahora para dominar el futuro se alinea con Waymo, antes conocida como Google self-driving car project, para desarrollar esta tecnología, que pocos tienen duda dominará la movilidad del mañana.

  • 3 julio, 2020

La firma Waymo -parte de Alphabet Inc.cuya principal marca es Google- es el socio exclusivo de Volvo Car Group para desarrollar la tecnología de accionamiento autónomo de nivel 4, también denominada L4, según lo definido por SAE International. En primera instancia, las compañías trabajarán juntas con la intención de integrar la tecnología totalmente autónoma de Waymo – llamada Waymo Driver – en una nueva plataforma de vehículos eléctricos enfocada en la movilidad para servicios de transporte privado.

«Los vehículos totalmente autónomos tienen el potencial de mejorar la seguridad vial a niveles nunca antes vistos y revolucionar la forma en que las personas viven, trabajan y viajan», dijo Henrik Green, director de tecnología de Volvo Car Group. «Nuestra asociación global con Waymo abre nuevas y emocionantes oportunidades comerciales para Volvo Cars, Polestar y Lynk & Co.»

«Esta asociación clave con Volvo Car Group ayuda a allanar el camino para el despliegue de Waymo Driver en el extranjero en los próximos años, y representa un hito importante en la industria de vehículos autónomos altamente competitivos», dijo el director de automoción de Waymo, Adam Frost. “Volvo Car Group comparte nuestra visión de crear un futuro autónomo donde las carreteras sean más seguras y el transporte sea más accesible y ecológico. Estamos encantados de darle la bienvenida a Volvo Car Group como nuestro último socio automotriz «.

De esta manera, Volvo da señales de que su objetivo de ser pioneros en la seguridad para el automóvil sigue más vigente que nunca. En asociación con Waymo, la firma de origen sueco da un paso sólido para desarrollar un nuevo nivel de conducción autónoma.