Todo partió por una necesidad. Cuando Juan Pablo Aguayo y Patricia Velasco tuvieron a su segunda hija, se convencieron de cuánto contaminaban los pañales desechables, los que se degradan –según dicen- en 300 años. Así las cosas, empezaron a buscar alternativas en el mercado hasta que se encontraron con los Biobaby, pañales que se degradan en 7 años. “Por un lado está el tema de ser biodegradable, pero por otro está el beneficio para la guagua. Este producto es 100% hipoalergénico, no tiene ni el perfume ni el blanqueador que se utilizan en los pañales tradicionales. Y lo mejor de todo es su absorbencia premium”, explica Juan Pablo, quien además es flautista de la Orquesta Sinfónica de Chile.

Decididos a embarcarse en su primer emprendimiento, contactaron al fabricante mexicano y lo convencieron de abrirse el mercado nacional. Desde enero de 2010, biopañales.cl despacha productos a todo Chile. “Estamos vendiendo 800 bolsas al mes”, comenta orgulloso. A su juicio, la clave del éxito está en tener un producto verde con un precio competitivo.

Siempre en la línea ecológica, incluyeron en su mix de productos mamaderas, tinas que ahorran agua y productos capilares naturales. “En el mediano plazo, pensamos abrir una tienda”, confiesa el músico, convencido de que la conciencia verde nace en la cuna.

  • 7 abril, 2011

Todo partió por una necesidad. Cuando Juan Pablo Aguayo y Patricia Velasco tuvieron a su segunda hija, se convencieron de cuánto contaminaban los pañales desechables, los que se degradan –según dicen- en 300 años. Así las cosas, empezaron a buscar alternativas en el mercado hasta que se encontraron con los Biobaby, pañales que se degradan en 7 años. “Por un lado está el tema de ser biodegradable, pero por otro está el beneficio para la guagua. Este producto es 100% hipoalergénico, no tiene ni el perfume ni el blanqueador que se utilizan en los pañales tradicionales. Y lo mejor de todo es su absorbencia premium”, explica Juan Pablo, quien además es flautista de la Orquesta Sinfónica de Chile.

Decididos a embarcarse en su primer emprendimiento, contactaron al fabricante mexicano y lo convencieron de abrirse el mercado nacional. Desde enero de 2010, biopañales.cl despacha productos a todo Chile. “Estamos vendiendo 800 bolsas al mes”, comenta orgulloso. A su juicio, la clave del éxito está en tener un producto verde con un precio competitivo.

Siempre en la línea ecológica, incluyeron en su mix de productos mamaderas, tinas que ahorran agua y productos capilares naturales. “En el mediano plazo, pensamos abrir una tienda”, confiesa el músico, convencido de que la conciencia verde nace en la cuna.