Pocos vinos chilenos son tan confiables y de tanto alcance como el Sauvignon Blanc Reserva de Viña Veramonte, otro de los imperdibles del valle de Casablanca. Lo que me impresiona de este vino es su consistencia: sin tirar la casa por la ventana, mantiene una calidad meritoria, no obstante ser un vino bastante masivo y […]

  • 16 septiembre, 2008

Pocos vinos chilenos son tan confiables y de tanto alcance como el Sauvignon Blanc Reserva de Viña Veramonte, otro de los imperdibles del valle de Casablanca. Lo que me impresiona de este vino es su consistencia: sin tirar la casa por la ventana, mantiene una calidad meritoria, no obstante ser un vino bastante masivo y fácil de encontrar tanto en Chile como en el extranjero. La cosecha 2008, que proviene de cinco sectores del valle, no cambia la historia y eso se agradece. Sigue siendo un vino de rica nariz frutal, muy seco y con una boca que busca mayor peso. Un blanco que no cuesta disfrutar, sobre todo junto a mariscos y pescados de Quintay.