Tras su salida del gobierno, Gerardo Varela se dirigió a su casa en Vitacura. Allí lo esperaba su mujer, sus cuatro hijos, su hermano José Pedro y un grupo grande de amigos, entre ellos, el nuevo director de El Mercurio, Carlos Schaerer. A partir del día siguiente, cuentan en su entorno, el ex ministro ha recibido un centenar […]

  • 16 agosto, 2018

Tras su salida del gobierno, Gerardo Varela se dirigió a su casa en Vitacura. Allí lo esperaba su mujer, sus cuatro hijos, su hermano José Pedro y un grupo grande de amigos, entre ellos, el nuevo director de El Mercurio, Carlos Schaerer.

A partir del día siguiente, cuentan en su entorno, el ex ministro ha recibido un centenar de llamadas de apoyo, así como de ofertas laborales. Pero Varela se está tomando las cosas con calma: el fin de semana pasado fue a jugar golf al Country Club, del cual es socio, vio en su casa el partido de la U –equipo del que es fanático– junto a un grupo de amigos, y partió el lunes pasado de vacaciones a Europa y Estados Unidos con su mujer y regresaría cerca del 18 de septiembre. Es probable que celebre las fiestas patrias en Cachagua, donde tiene casa, y que ahí asista al cumpleaños de su amigo Hernán Palacios, profesor de la Escuela de Administración de la UC. Ha comentado a su círculo íntimo que recién el 1 de octubre retomará sus labores profesionales. Aunque no ha tomado una decisión, quienes lo conocen cuentan que a pesar de que no necesita trabajar, volverá a desempeñarse en lo que mejor sabe: ser abogado, lo que podría ocurrirnuevamente en Cariola, Diez, Pérez-Cotapos & Cía, o bien en un estudio propio. En cuanto a las columnas de opinión, desde El Mercurio han asegurado que lo reciben con las puertas abiertas, sin embargo, Varela no habría decidido aún si volver a escribir.