Un nuevo emprendimiento desarrollará el Laboratorio Centrovet, ligado a las familias Farcas y Puchi. La compañía quiere arremeter fuerte en Canadá y Noruega con la exportación de vacunas a estos mercados que compiten con el país en la producción de salmón. Con esto, Chile no sólo pasará a ser un exportador de salmón, sino también de vacunas inyectables y orales. Precisamente por estos productos es que Centrovet ganó el premio Avonni en una de las principales categorías: tierra y Mar.

  • 2 diciembre, 2010

Un nuevo emprendimiento desarrollará el Laboratorio Centrovet, ligado a las familias Farcas y Puchi. La compañía quiere arremeter fuerte en Canadá y Noruega con la exportación de vacunas a estos mercados que compiten con el país en la producción de salmón. Con esto, Chile no sólo pasará a ser un exportador de salmón, sino también de vacunas inyectables y orales. Precisamente por estos productos es que Centrovet ganó el premio Avonni en una de las principales categorías: tierra y Mar.

Un nuevo emprendimiento desarrollará el Laboratorio Centrovet, ligado a las familias Farcas y Puchi. La compañía quiere arremeter fuerte en Canadá y Noruega con la exportación de vacunas a estos mercados que compiten con el país en la producción de salmón. Con esto, Chile no sólo pasará a ser un exportador de salmón, sino también de vacunas inyectables y orales. Precisamente por estos productos es que Centrovet ganó el premio Avonni en una de las principales categorías: tierra y Mar.

Comercialmente, la empresa proyecta alcanzar ventas anuales por 140 millones de dosis de vacuna SRS y 60 millones de dosis de vacunas ISA, los dos principales patógenos que afectan a las salmoneras en Chile.