Awake puede convertirse una de las producciones más originales de la TV en años. Eso, si la serie puede seguir, claro. La cosa no es fácil.

  • 15 marzo, 2012

Awake puede convertirse una de las producciones más originales de la TV en años. Eso, si la serie puede seguir, claro. La cosa no es fácil. POR federico willoughby Olivos

Los primeros minutos no son difíciles: una familia gira cuesta abajo dentro de un automóvil. Acaba de tener un accidente y tras un par de segundos en los que el auto apenas soporta los golpes, el movimiento se detiene. El conductor, bastante maltrecho, abre los ojos y pregunta: “¿están bien?”.

Hasta ahí, todo bien. Lo que sigue es una premisa que puede ser una de las buenas cosas que le ha pasado a la televisión en los últimos años o algo tan complejo que simplemente impida que la serie dure más de un puñado de capítulos.

Tras el accidente, el detective Michael Britten -quien conducía- se da cuenta de que ha empezado a vivir en dos realidades. En una de ellas, su hijo adolescente muere en el accidente y junto a su mujer tratan de rehacer sus vidas. En la otra, es su mujer la que no sobrevive, por lo que Britten se enfrenta a los dilemas de la viudez y a tratar de criar a un hijo adolescente que, como corresponde, lo odia a él y al mundo.

Y no, no es que el tipo se duplique y esté en dos universos al mismo tiempo: Michael va a dormir en una realidad y aparece en la otra. Las dos son igual de reales, en ambas él sigue su oficio de detective y en ambos investiga crímenes (no siempre los mismos, pero extrañamente conectados). Ahora, lo más interesante de todo este asunto es que Michael, obligado por sus jefes tras el accidente, tiene que empezar a ir a terapia. Y es con los terapeutas con quienes él conversa sobre lo que le sucede y, claro, cada sicólogo le trata de convencer de que la otra realidad es la que no existe y que tiene que dejarla ir.

Siendo una serie policial, con gran ritmo y buenos protagonistas, Awake tiene su punto más débil en que a ratos no es fácil seguirla, pues juega con un nivel de guiones que son profundos y un tanto complejos. No por nada se ha denominado una serie multitasking pero, a pesar de eso -o quizás por eso-, los críticos están haciendo un llamado a la audiencia para que le dé una oportunidad.

Hay que aclarar, eso sí, que a la serie poco ayuda que su creador, Kyle Kyllen, sea el mismo que creó Lone star, un estupendo drama sobre un estafador que se las arreglaba para vivir dos personalidades, con familias incluidas, en alejados puntos de Texas. Y claro, más allá de las similitudes obvias, Lone star duró apenas 2 capítulos y fue suspendida por baja audiencia.

Awake, para sus propios inventores, es una serie que debe que ser tratada como una película. Con atención en los detalles, con compromiso y, sobre todo, sin pararse a comer algo, ver el email o siquiera twittear preguntándose qué es lo que está pasando.

Ahora, ¿vale tanto la pena Awake? Usted decide

 

Sigourney Weaver a la pantalla chica

Otra estrella del cine opta por un trabajo en la tv. Ahora se trata de Sigourney Weaver, quien será la protagonista de Political animals, una serie donde ella hace de Elaine Barrish ,una ex primera dama que se divorció y ahora oficia de Secretaria de Defensa. Básicamente, un drama donde Weaver muestra cómo una mujer puede ayudar a controlar el mundo sin que su familia se desarme. El productor es Greg Berlanti, el mismo de Brothers & Sisters.