Estocolmo ya nos había sorprendido con un hotel dentro de un avión, pero esto parece ser mucho más pretencioso. La web oficial de su aeropuerto y una interesante nota del The Economist hablan del gran desafío que se ha impuesto la capital sueca: convertir a esa terminal de vuelos en una verdadera ciudad. Obsesionados los […]

  • 19 febrero, 2009

Estocolmo ya nos había sorprendido con un hotel dentro de un avión, pero esto parece ser mucho más pretencioso. La web oficial de su aeropuerto y una interesante nota del The Economist hablan del gran desafío que se ha impuesto la capital sueca: convertir a esa terminal de vuelos en una verdadera ciudad. Obsesionados los suecos por transformarse en un gran destino de convenciones, congresos y seminarios, trazaron la posibilidad de generar una ciudad en torno al aeropuerto, para que el visitante no salga de ella. En un plazo de 15 años y con una inversión de los mil millones de dólares, el Estocolmo Airport tendrá 650 habitaciones de hotel, centros de convenciones y 100 mil metros cuadrados de oficinas y tiendas comerciales, anunciando la apertura de su gran hotel para este 2009. Como idea, novedosa; como atractivo turístico, una gran duda.