Mauro Von Siebenthal, abogado suizo y dueño de la viña de Aconcagua que lleva su apellido, es una de las personas que mejor entienden el vino. Al menos cuando habla lo hace con una convicción impecable. Y cuando calla, son sus vinos lo que se expresan, con un carácter y un estilo sin nebulosas ni […]

  • 2 abril, 2008

Mauro Von Siebenthal, abogado suizo y dueño de la viña de Aconcagua que lleva su apellido, es una de las personas que mejor entienden el vino. Al menos cuando habla lo hace con una convicción impecable. Y cuando calla, son sus vinos lo que se expresan, con un carácter y un estilo sin nebulosas ni medias tintas. Su última apuesta es un petit verdot, cepa usada en Chile para aportar potencia a la mezcla y que decidió embotellar sola. El vino se llama Toknar y es un prodigio de concentración y fuerza, sin perder la gracia, un tinto que no pasa inadvertido donde lo pongan. Si tienen el dinero –60 mil pesos– no deberían perdérselo.