¿Aún no se sumerge en el complejo y conmovedor universo de Messiaen? ¿Le tiene miedo a su música porque fue compuesta a lo largo del siglo XX y puede sonar muy “rupturista”? Si sólo hubiera que mencionar una obra clave para un primer acercamiento, muchos recomendarían precisamente el Cuarteto para el fin de los tiempos, […]

  • 11 diciembre, 2008

¿Aún no se sumerge en el complejo y conmovedor universo de Messiaen? ¿Le tiene miedo a su música porque fue compuesta a lo largo del siglo XX y puede sonar muy “rupturista”? Si sólo hubiera que mencionar una obra clave para un primer acercamiento, muchos recomendarían precisamente el Cuarteto para el fin de los tiempos, obra compleja y delicada, que conmueve y remece como pocas, sobre todo si se recuerdan las circunstancias de su composición y estreno. Una magnífi ca grabación que goza de un enorme prestigio y puede encontrarse fácilmente en disquerías. Es la del sello Deutsche Grammophon editada en 2000, con cuatro músicos
de excepción y en estado de gracia: el violinista Gil Shaham, el clarinetista Paul Meyer, el cellista Jian Wang y un verdadero
experto en Messiaen, el director Myung-Whun Chung, al piano.