Si hay algo indiscutible, es que en la Gran Manzana hay para todos los gustos: desde Van Gogh y Andy Warhol hasta la colección de tapices de unicornio más grande del mundo. Aquí, algunos museos recomendados, desde clásicos como el MET, hasta el Memorial del 11S y la biblioteca de JP Morgan.

  • 8 febrero, 2019

Nueva York, la ciudad más poblada del continente americano -y una de las más visitadas del mundo-, tiene un potencial cultural inmensurable. No solo es la cuna de movimientos culturales como el Harlem, y de géneros musicales como el jazz y el punk, sino que también alberga una incontable cantidad de piezas de la historia y del arte.

Arte

Una parada obligada cuando se trata de arte es el Museum of Modern Art (MoMa), sobre todo para los fanáticos de Van Gogh, cuyas famosas obras como La noche Estrellada se encuentran aquí. Es posible también ver amplias colecciones de Andy Warhol, dentro de las que destaca la serie de 32 obras de Soup Cans de Campbell, un clásico del arte pop.

Para los que no se ven tentados por el arte moderno, el que también puede ser encontrado en el museo Guggenheim junto con varias piezas propias del impresionismo, pueden optar por visitar clásicos en el Frick Collection y The Morgan Library and Museum. El primero corresponde a uno de los museos más destacados en Estados Unidos, pero no precisamente por su tamaño, que es bastante pequeño. El magnate Henry Clay Frick, destacado por su rol en la industria del carbón y acero, coleccionaba retratos y paisajes, los que pueden encontrarse aquí. El museo se ubica en una esquina con la Quinta Avenida, a pasos del Central Park y a unos quince minutos del MET, un imperdible que mencionaremos más adelante.

En cuanto a The Morgan Library and Museum, podemos decir que también es un museo que no destaca por su tamaño, sino por su impresionante decoración y cantidad de libros. La biblioteca fue creada para almacenar la colección del empresario y banquero John Pierpont Morgan, famoso por recolectar dibujos de Da Vinci, Picasso, Durero, Miguel Ángel, entre otros. Además tiene manuscritos originales de Jane Austen, Walter Scott, Bob Dylan y Charles Dickens, por mencionar algunos. En cuanto a las partituras, éstas también pueden ser encontradas en exhibición, donde destacan bocetos originales de Mozart, Schubert, Chopin y Debussy. Cabe destacar además, que exhibe tres Biblias de Gutenberg. Y por último, sin no es la música ni a lectura lo que nos apasiona, la atracción principal será el almacenamiento de las obras, guardadas tras hermosas rejas finamente detalladas.

Historia

Un clásico de la Gran Manzana, imposible de no visitar al menos una vez en un viaje a Nueva York, es el Metropolitan Museum of Arts. Como mencionamos anteriormente, se encuentra en el Central Park -y muy cerca del Frick Collection. El valor de la entrada es sugerido, lo que hace aún más accesible la llegada este imperdible al que además llegan tres líneas de metro y varios buses. Recomendamos destinar al menos medio día completo (¡y desde ahí hasta un año entero!) en este espectacular museo. Desde la entrada principal, a la mano derecha del hall Central, está la primera parada: un requisito para cualquiera que disfrute del arte egipcio. Al ingresar en esta ala, encontraremos una amplia colección de artículos de Egipto ordenados de forma cronológica. Utensilios, sarcófagos, papiros, pinturas murales y una amplia gama de artefactos tanto del Alto como del Bajo Egipto. Es al final de esta exhibición donde se encuentra el “plato más fuerte”: el Templo de Dendur. Rodeado por una laguna artificial, y con un imponente ventanal al costado, esta gran pieza, según cuenta la historia, fue escogida por Jackie Kennedy, cuando el Gobierno griego le ofreció un tesoro a la Casa Blanca.

Otras colección imperdible del MET es la sala de arte y elementos griegos y romanos. El Metropolitan Museum of Arts cuenta con tres sedes, de las que recomendamos los Cloisters. Estos se ubican en el Fort Tryon Park, al norte de Manhattan. El edificio es producto de una restauración de cinco abadías de clausura francesa. En su interior, se puede encontrar una colección de arte medieval, dentro de las que destaca la mayor colección de tapices de unicornio del mundo, que data de finales del año 1400 y son considerados una de las obras más lindas y complejas de la Edad Media tardía.

Y para los que deseen visitar un museo moderno de uno de los sucesos más importantes en la historia de Estados Unidos, conocido como el 11S, recomendamos ir al memorial ubicado exactamente donde estaban las Torres Gemelas- en el sur de Manhattan-, además del imperdible museo cuyo objetivo es homenajear a las víctimas a través de testimonios, audios reales, fotografías y escombros.

No es necesario ingresar al museo -aunque es altamente recomendable- para percibir esa sensación de duelo nacional e impacto inmediato. En el lugar donde estaba el World Trade Center se creó un memorial, inaugurado el año 2011, diez años después del ataque.

Otro museo memorial muy recomendado, sobre todo si se viaja la ciudad en estaciones como la primavera y el otoño, es el Ellis Island Museum, cuya visita recomendamos realizar el mismo día de la Estatua de la Libertad, debido a su cercanía. Este museo, cuyo tema principal son los migrantes, está ubicado justamente en el edificio principal del antiguo completo de estaciones de inmigración. El museo cuenta la historia de los 12 millones de inmigrantes que entraron a EEUU por la Isla Ellis.

Los fanáticos de la naturaleza, las civilizaciones y la película Una Noche en el Museo, no pueden perderse el Museo de Historia Natural, considerado el mejor museo de ciencias del mundo. Las atracciones más visitadas -y asombrosas- son los fósiles de dinosaurios y la ballena azul de 29 metros. Esta atracción colinda con el Central Park, en la calle 79 al oeste del parque, a pocos minutos del Met.