El brillante publicista de los años 60 inicia la quinta temporada, lleno de inseguridades y como un pálido reflejo de lo que nos tenía acostumbrado. ¿Se acabo el macho alfa y llegó el ser humano?

  • 26 abril, 2012

 

El brillante publicista de los años 60 inicia la quinta temporada, lleno de inseguridades y como un pálido reflejo de lo que nos tenía acostumbrado. ¿Se acabo el macho alfa y llegó el ser humano? Por Federico Willoughby Olivos

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

El 25 de marzo pasado dejó a más de un televidente confundido. Es que claro, todos aquellos que esperaron por cerca de 18 meses el regreso de Don Draper y sus socios a la televisión deben haber quedado con un extraño sabor de boca esa noche, después de ver el primer capítulo de la quinta temporada. Porque claro, el especial de 2 horas con el que el creador y productor de la serie Matthew Weiner decidió partir fue, por decirlo menos, extraño. Extraño porque Draper dejó de ser el sujeto seguro, avasallador y dueño de su universo para convertirse en un tipo frágil, con un nuevo matrimonio “en rodaje” y algo perdido en su propia agencia de publicidad. En definitiva, un Draper que atenta directamente contra la mitología que han armado en torno a su persona sus leales seguidores.

Lo curioso es que si durante las tres primeras temporadas la serie se dedicó a fabricar una mitología poblada de machos alfas con derecho a hacer lo que querían, rodeados de mujeres a su disposición, la nueva temporada lo que hace es abrir con un capítulo donde estos machos dominantes (en especial, el protagonista) hacen lo posible por sobrevivir en un mundo que parecen no entender o que quizás ya no les pertenece. Y en ese registro, quizás lo más gráfico es el cambio de Betty, la ex mujer de Draper, que nos sorprende con una profunda depresión que la tiene con una gordura casi mórbida.

Quizás la clave misma de lo que viene para esta temporada está en una de las escenas del primer capítulo: el cumpleaños de Don Draper. El tipo finalmente llega a los 40 y, pese a tener probablemente más de lo que cualquiera de nosotros esperaría a esa edad, se muestra distante, enojado y poco seguro de sí mismo, desafiando la imagen construida en todas las temporadas anteriores. ¿Es quizás el fin del brillante publicista y el nacimiento de uno más humano? Está por verse. Por ahora, Weiner confesó que la línea argumental de este año está destinada a limpiar todo lo que había hasta ahora y forjar lo que el llama “un lugar diferente” para Draper y sus amigos.

 

En línea

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

La plataforma de programas y películas online Hulu también entró en el camino del contenido propio. Así es como contrataron a Seth Meyer (el comediante de Saturday night live) y al ex protagonista de Entourage (Adrien Grenier) para nuevas series. La de Meyer se llama The awesome y es un programa de animación sobre un superhéroe que combate paparazzi. En tanto, Grenier protagoniza Don´t quit your daydream, una suerte de docu reality donde el actor junta a músicos amateurs con músicos famosos.