“Levanten la mano quienes se oponen a que se alfabetice y eduque a los hondureños, con apoyo de Cuba y de Venezuela”, dijo su presidente Manuel Zelaya en respuesta a las críticas por adherir a la Alternativa Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (ALBA), el acuerdo que patrocina Hugo Chávez como contrapeso al Área […]

  • 2 septiembre, 2008

“Levanten la mano quienes se oponen a que se alfabetice y eduque a los hondureños, con apoyo de Cuba y de Venezuela”, dijo su presidente Manuel Zelaya en respuesta a las críticas por adherir a la Alternativa Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (ALBA), el acuerdo que patrocina Hugo Chávez como contrapeso al Área de Libre Comercio para las Américas (ALCA) y a los tratados de libre comer¬cio que Estados Unidos ha promovido en el continente desde los años 90.

Como era de suponer, Venezuela había conseguido incorporar al ALBA a todos los países que integran su “órbita”, como Cuba, Bolivia y Nicaragua. Pero el caso de Honduras fue más sorprendente, porque Zelaya llegó al poder de la mano del tradicional Partido Liberal y, por lo mismo, se suponía un gobierno de centroderecha. En todo caso, minutos antes de la firma, el propio mandatario se había encargado de aclarar cualquier duda que pudiese existir sobre su evolución político: “hoy este gobierno se ha colocado en la centro izquierda, y como me dijeron algunos que era peligroso hablar de centro izquierda, yo les dije: Quítele lo de centro si cree que es peligroso”.

La decisiva apuesta de Zelaya –presidente del cuarto país más pobre de América latina, con el 65% de sus habitantes bajo la línea de pobreza y un desempleo del 28%- por el bloque chavista marca un punto de inflexión en las históricas relaciones entre Hon¬duras y Estados Unidos, coronadas en 2006 con la entrada en vigencia de un tratado de libre comercio.

La incursión de Chávez en América central está rindiendo sus frutos y se convierte en un motivo de preocupación para Washington. Porque a Honduras y Nicaragua se podría sumar El Salvador, en caso de ganar las elecciones de marzo el candidato del izquierdista Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional, Mauricio Funes (favorito según las últimas encuestas). También Guatemala ha avanzado en acuerdos con Venezuela e incluso en Costa Rica hay partidarios de incorporarse a Petrocaribe.