La historía del deporte más conmovedora en lo que va del año es la del soldado británico Phil Packer, quien sufrió un ataque con cohetes en Irak en febrero de 2008, dejando sus dos piernas inmovilizadas. Los doctores le dijeron que nunca volvería a caminar, pero el tipo no se quedó tranquilo y se fijó […]

  • 10 junio, 2009

La historía del deporte más conmovedora en lo que va del año es la del soldado británico Phil Packer, quien sufrió un ataque con cohetes en Irak en febrero de 2008, dejando sus dos piernas inmovilizadas. Los doctores le dijeron que nunca volvería a caminar, pero el tipo no se quedó tranquilo y se fijó como meta disputar la maratón de Londres y terminarla, aunque le costara una eternidad. Dos semanas después del inicio de la prueba, este héroe de guerra cruzó la meta en la capital inglesa, tras caminar tres kilómetros y medio por día, y recaudando, de paso cerca de 710.000 euros, que serán destinado a asociaciones benéficas para militares heridos en combate. Una historia que ya la querría Hollywood.