Si Tarantino se supera a sí mismo con Érase una vez en Hollywood, no es porque empleó todos sus recursos e ingenio en realizarla. Al revés: es porque soltó el pedal del acelerador y se dejó llevar.

  • 19 agosto, 2019