ANAKENA ONA PINOT NOIR 2007 CASABLANCA. Un buen ejemplo del camino que debe seguir esta difícil cepa en Chile. El frescor de la fruta gana complejidad al sumarse a la barrica, logrando que el todo sea más que las partes. No lo beba a temperatura ambiente pero tampoco muy helado. Lo ideal sería a […]

  • 4 abril, 2008

 


ANAKENA ONA PINOT NOIR 2007 CASABLANCA.
Un buen ejemplo del camino que debe seguir esta difícil cepa en Chile. El frescor de la fruta gana complejidad al sumarse a la barrica, logrando que el todo sea más que las partes. No lo beba a temperatura ambiente pero tampoco muy helado. Lo ideal sería a unos 14 grados, junto a pescados grasos y arroces con mariscos.

 

SAN PEDRO 1865 SAUVIGNON BLANC 2007 LEYDA. El sauvignon blanc chileno puede llegar a ser una categoría de clase mundial si insiste en ejemplos como este. Sus lados salino y mineral despuntan al principio, para luego mezclarse con tonos cítricos, a pomelo y lima. Chispeante y distinguido, aproveche de beberlo antes de que acabe el verano con una “frittura di pesce”.

 

MONTES CHERUB ROSE DE SYRAH 2007 APALTA. Mientras muchos rosados chilenos siguen insistiendo en el dulzor y la falta de equilibrio, este rosado elude tales defectos y apuesta por los tonos frescos de la frutilla y las rosas, sin perder cierta compostura. Como una heroína de novela decimonónica, su aparente contención esconde un ímpetu por descubrir. Pruebe con platos salteados de la cocina oriental.