No tuvimos Mad men pero sí razones suficientes para pensar que el 2011 valió la pena a la hora de ver televisión. Recuento antojadizo pero siempre necesario de lo que fue el año en la pantalla chica.

  • 29 diciembre, 2011

No tuvimos Mad men pero sí razones suficientes para pensar que el 2011 valió la pena a la hora de ver televisión. Recuento antojadizo pero siempre necesario de lo que fue el año en la pantalla chica. POR federico willoughby Olivos

La mejor serie del año: Boss
No hay duda, los ocho capítulos de esta serie de Starz fueron lo mejor que pudimos ver en nuestras pantallas. La historia sobre cómo el alcalde de Chicago se las arregla para mantener el poder, pese a tener una enfermedad degenerativa en el cerebro, es un lujo. Kelsey Grammer como el alcalde Tom Kane logra un registro impecable: más que una autoridad parece una fuerza de la naturaleza dispuesta a todo por conservar su cargo, sin respetar nada ni a nadie. Adictiva, realmente hace pensar si son así de brutales los pasillos del poder. 

La peor: House M.D.
Era difícil imaginar que iba llegar en el momento en que el médico de Plainsboro se volviera obvio, aburrido y una caricatura de sí mismo. Pero así es. Actualmente en su octava temporada, el doctor Gregory House está más insoportable que nunca y ,ojo, el problema está –como casi siempre- en los guionistas. Sí, las historias médicas siguen siendo interesantes, pero hace rato que eso es lo que menos importa. Todo lo que rodea a House ha cambiado tanto que ya no genera ningún tipo de conexión emocional; además, el tipo quiere tanto volver a la prisión que ya sería bueno cumplirle sus deseos y liberarnos de este fastidio.

Mejor nueva comedia: 2 broke girls
Las comedias funcionan mucho mejor cuando tratan de abordar realidades terribles y convertirlas en situaciones más cercanas. Y así  como The Big Bang theory convierte en un chiste el no tener vida, 2 broke girls transforma la crisis económica de EEUU, el desempleo y la falta de oportunidades en entrañables situaciones. La idea de que la rubia Caroline (de familia acomodada, pero que tiene que desprenderse de todo después de que su padre cae en la cárcel por estafa) se junte con Max (la camarera que sólo tiene deudas) para intentar el sueño americano al tiempo que descueran hipsters, es simplemente genial. 

Mejor nuevo drama: Homeland
Producida por Showtime, es una de las mejores historias de la temporada. Basada en un drama de la televisión israelí llamado Hatufim, cuenta cómo la agente de la CIA Carrie Mathison (interpretada nada menos que por Clare Danes) se obsesiona con la idea de que un soldado norteamericano, recién rescatado de un campo de prisioneros de Al Qaeda donde estuvo 8 años, fue “dado vuelta” y ahora representa un peligro para la seguridad del país. La producción es brillante, con guiones que sorprenden y actuaciones por sobre la media. Además, se interna en el fantasma del 11 de septiembre sin ningún tipo de temor. 

Decepción: Walking Dead
Basada en el cómic del mismo nombre, tuvo una primera temporada notable. Era angustiante y sombría, y dejó con ganas de más. Lamentablemente, para la segunda temporada su creador despidió a todos los guionistas… y se notó. Así, a The walking dead modelo 2011 le falta ritmo, no tiene el tono que la hizo tan popular y para más remate los zombies ya parecen actores secundarios. Quizás mejore pero, por ahora, es un muerto viviente. 

La sorpresa: Person of Interest
Lo nuevo de J.J. Abrams y Jonathan Nolan trabaja sobre la premisa de que hay una máquina que monitorea todo lo que hacemos y que automáticamente percibe cualquier amenaza terrorista. Pero como el artefacto sólo se dedica a combatir el terrorismo, deja de lado cientos de potenciales crímenes. En-
tonces, el inventor de tal artilugio (que es Michael Emerson, el mismo que hacía de Linus en Lost) contrata a un ex militar para que se haga cargo de los otros delincuentes. Es básicamente Batman sin disfraz y en formato semanal.

Mejor cadena:  Starz
Si hace años era indiscutible que HBO producía la mejor TV, hoy son varios los estudios que están produciendo títulos de calidad. La cadena que se destacó en 2011 fue Stara, que no sólo produjo Boss sino que se atrevió con Torchwood. Además, está produciendo la tercera temporada de Spartacus y una nueva historia cuyo personaje central es Leonardo da Vinci.