Miguel Munárriz, poeta asturiano y fundador de la agencia literaria Dos Passos, fue muy cercano el escritor chileno. A pocas horas de su muerte le dedica un sentido adios.
Foto: Daniel Mordzinski.

  • 16 abril, 2020

A comienzos de esta semana, Capital se contactó con Munárriz para saber cómo evolucionaba el estado de salud de Sepúlveda, quien ya cumplía siete semanas internado por coronavirus. Entonces las noticias eran positivas ya que el autor cumplía 12 días sin presentar fiebre, pero lamentablemente ayer su situación se agravó y murió durante la madrugada. A pocas horas de su deceso su amigo escribió una emotiva despedida bajo el título «De amor y mar», publicada en el sitio de Zenda Libros. 

Munárriz recuerda ahí una conversación telefónica que sostuvo con Sepúlveda con ocasión del premio Tigre Juan de novela que el chileno ganó en 1988 por Un viejo que leía novelas de amor. Por esos años el escritor se instaló a vivir en la ciudad asturiana de Gijón y en el texto se narran entrañables años de amistades, encuentros literarios y asados, mencionando a otros personajes que rondaban el hogar del autor y su mujer, la poeta Carmen Yañez, como Rosa Montero, Santiago Gamboa o Antonio Sarabia, entre otros. «Buen viaje, hermano Cronopio», cierra Munárriz a modo de despedida. Aquí un extracto del texto:

«Lucho y Pelusa se casaron en Gijón, naturalmente, y, como dijo Antonio Machado en La casa de Alvargonzález, hubo gaita, tambor y vihuela…, y allí volvimos a estar todos los amigos porque no hay nada mejor y más gratificante que la amistad. El día anterior, Lucho y Pelusa celebraron con sus íntimos una comida en la que cada uno podía servirse lo que quisiera, a la vista de las fuentes de comida y bebida que había diseminadas por toda la casa. Sonaba muy al fondo una música suave que en el momento en que Led Zeppelin entró con Stairway to heaven, “Escalera al cielo”, yo le dije cuánto me gustaba esa canción y él asintió sonriendo mientras se servía en un plato para salir al jardín. De qué cosas tan nimias nos  acordamos a veces: “Y si escuchas muy atento”, dice la canción, “la melodía vendrá al fin a ti, / cuando todos sean uno y uno sean todo, / ser una piedra y no rodar. / Y está comprando una escalera al cielo”.

Miguel Munárriz. fotografía por Asís G. Ayerbe para www.voxpopuli.com