El primer ministro griego, [tweetable]Alexis Tsipras, convocó a un congreso extraordinario en septiembre[/tweetable] para acallar a las voces más críticas dentro de su partido acerca de su liderazgo y del rescate europeo. Tsipras pretende dejar el congreso en otoño pese a los deseos de los rebeldes, y convocar un referéndum interno para este domingo, sobre […]

  • 31 julio, 2015

tsipras

El primer ministro griego, [tweetable]Alexis Tsipras, convocó a un congreso extraordinario en septiembre[/tweetable] para acallar a las voces más críticas dentro de su partido acerca de su liderazgo y del rescate europeo.

Tsipras pretende dejar el congreso en otoño pese a los deseos de los rebeldes, y convocar un referéndum interno para este domingo, sobre si existe la posibilidad de poner en marcha un plan alternativo al pacto con los acreedores alcanzado hace unos días; sobre “si había una alternativa en la madrugada del 13 de julio”, la del acuerdo.

Por otro lado, el FMI reiteró que no participará en el tercer programa hasta que Atenas demuestre que puede superar con éxito el primer examen, previsto para otoño. El FMI deja en el aire su aportación hasta que Grecia dé muestras de su compromiso con el programa (esto es, hasta que apruebe las primeras medidas) y, sobre todo, vincula la financiación a que la eurozona “haya acordado un alivio de la deuda”.

El primer ministro ha tratado de convencer a la plana mayor de su partido de que cualquier otra alternativa al tercer rescate no hubiera sido viable, pero la oposición interna de su propio partido clama contra “la humillación” asociada a ese paquete de ayuda y abre incluso la puerta a una posible salida del euro. Tsipras ha reclamado a Syriza que cierre filas y acabe con las voces discordantes de los rebeldes.

Revise el artículo completo en El País.