La elección 2016 fue sucia hasta decir basta. Si la idea es que una elección sea una fiesta de la democracia lo cierto es que esta vez no fue otra cosa que el necesario final de una pelea que duró demasiado, que fue demasiado sangrienta para ser atractiva (incluso para quienes les gustan las peleas) […]

  • 8 noviembre, 2016
Trump enojado