Este destilado de vino blanco, que sólo puede llamarse Cognac cuando nace en la región francesa del mismo nombre, es un lujo que hay que aprender a darse. Recuerden que los mejores Cognac provienen de la zona de Grande Champagne y que su valor y prestigio dependen del tiempo de envejecimiento –desde dos años y […]

  • 13 junio, 2008

Este destilado de vino blanco, que sólo puede llamarse Cognac cuando nace en la región francesa del mismo nombre, es un lujo que hay que aprender a darse. Recuerden que los mejores Cognac provienen de la zona de Grande Champagne y que su valor y prestigio dependen del tiempo de envejecimiento –desde dos años y medio a 20 o más– en barricas hechas de robles de, al menos, un siglo de antiguedad de los boques de Limousin. Tradición pura.

COURVOISIER VSOP

Aquí predominan los aromas tostados y la miel. Levemente alcohólico, ideal para paladares clásicos, después de una comida sofisticada y abundante.

FRAPIN VSOP

Este es un cognac para conocedores. De larga persistencia, con tonos minerales y a tierra, a hongos rancios que le dan alcurnia. Excelente. Perfecto para quienes busquen algo más de complejidad.

FRAPIN XO CHÂTEAU FONTPINOT

Este cognac fue añejado 20 años y el resultado es un ejemplo de equilibrio y prestancia. Hay notas a frutas secas, vainilla y flores. Interminable en boca, elegante hasta decir basta.