La nueva encarnación del SUV superventas del mercado chileno llega con variantes híbridas, y sorprende por su excelente manejo, abundante potencia y lo amigable que es para su conductor y ocupantes. Un producto bien logrado que alcanza a dar un verdadero salto evolutivo.

  • 7 junio, 2019

La historia de los autos híbridos en Chile parte con la casa japonesa Toyota, cuando introdujo su Prius, en 2009, el primero de estos autos en ser producido en serie. Su éxito fue inmediato en otros mercados y los modelos con motor de combustión y eléctrico se ponían de moda hasta en Hollywood.

Ha pasado una década y la experiencia parece ser muy positiva para su fabricante Toyota, que además de ser una de las marcas con mayor experiencia en el área, se permite presentar en Chile un vehículo tan bien logrado en su cadena de poder híbrida como el nuevo Toyota Rav4 Hybrid.

Se trata de la renovación total del SUV superventas en nuestro país, que en esta quinta generación llegó con 3 versiones híbridas, de una gama de 10 variantes. Un auto que cambió en tamaño, imagen y estilo.

Porque el nuevo Rav4 es apenas un poco más corto que el anterior, pero se percibe más grande, quizá por su mayor distancia entre ejes o porque es más ancho y 1 cm más bajo en la altura total (aunque con mayor distancia del suelo). La impresión es de mayor calidad, de mayor valor por el dinero invertido.

Interesante, algo futurista, con un diseño frontal decidido, con unos bien logrados faros “rasgados”, se complementa con un portalón trasero casi con caída fastback.

En su conducción (en la versión Limited), con sus motores de 2.5 litros de gasolina, más un motor eléctrico, es capaz de desarrollar 219 caballos de fuerza, con 221 Nm de torsión, con una transmisión automática CVT (continua variable). Se muestra particularmente ágil y dinámico en aceleraciones y recuperaciones. Puede ser silencioso, discreto y controlable, pero también imprimir gran energía si se requiere.

Su tablero de instrumentos cuenta con una pantalla central donde, entre varias interfaces con información, muestra cómo se entrega el poder a las ruedas: 100% eléctrico a bajas velocidades; sumando ambas fuentes de poder en aceleración o bien, cargando baterías cuando se aprovecha la pendiente. Experiencia realmente grata al volante.

Tiene todas las cualidades prácticas de un SUV, pero los fanáticos tecnológicos quedarán más contentos con su sistema de poder híbrido, que con su integración al sistema de infoentretenimiento donde cuenta con bluetooth y lectores USB, sin una integración directa con sistemas operativos de smartphones.

 

Competidores

Aún es difícil encontrar competencia a los híbridos. Aunque hay varios a la venta en el mercado, no todos son de la categoría, rango de precio o nicho. No obstante, estas pueden ser algunas alternativas.

• Mitsubishi Outlander PHEV. El SUV híbrido enchufable de la marca japonesa tiene algunos años más en el mercado y en términos de presencia y sensaciones es algo más conservador.

• Lexus UX 250h. Posicionado en el segmento premium, es también más agresivo y calificado en rigor como un crossover, más urbano que off road.