Toyota no solo hace fiables autos, sino es conocido también por sus vehículos comerciales. Ahora, el Toyota Hiace, su plataforma de pasajeros y carga se actualiza tras una historia de 50 años y se pone a la cabeza del futuro en su segmento.

  • 3 mayo, 2019

Se trata de la sexta generación del, a estas alturas, venerable Toyota Hiace, un vehpiculo que ha ayudado a negocios de todo el mundo a crecer, gracias a lo que la marca llama “Orgullo Hiace”, un reflejo de su ADN y el de Toyota llevado a los negocios. Según la marca son: Calidad, Confiabilidad y Durabilidad.

Y esos valores parecen haber calado hondo, en todo el mundo, este vehículo comercial suma 6.4 millones de unidades vendidas, todo un súper éxito para una marca acostumbrada a superventas.

Con un nuevo diseño, que rompe con la tradicional figura de furgones y vans, en esta generación estrena un capó, con un diseño bastante futurista, que se expresa sobre la eficiencia y fiabilidad que es capaz de ofrecer, argumentos claves para una flota de trabajo.

En términos técnicos, esto permitió mover el bloque de motor a la parte delantera del vehículo, cambiando del tradicional “cab-over” a “semi-bonnet”( es decir motor adelantado respecto a la cabina), agregando mayor confort en la conducción, menor ruido interior y, más seguridad.

All New Hiace, llega en variantes de pasajeros con una capacidad de hasta 12 ocupantes ; mientras que la versión de carga ofrece un portalón lateral, que es está desarrollado para cargar hasta 4 palets europeos.

El nuevo Hiace se construye en la plataforma Toyota New Global Architecture (TNGA), que le entrega un alto grado de rigidez a la carrocería, gracias al empleo de un marco en forma de estructuras de anillos.

Se mueve gracias a un bloque motriz, de 2.755 cc diesel, capaz de entregar 174 caballos de poder, con un torque de 420 Nm. Se acopla a una caja de cambios manual de 6 velocidades con tecnología •iMT (transmisión manual inteligente, que según su fabricante entrega mejoras en la sensación de cambio y control, además de minimizar el ruido en el habitáculo.

El sistema iMT detecta los cambios de marcha del conductor (al pisar el pedal del embrague y accionar la palanca de cambios) y sincroniza la velocidad del motor con la velocidad de entrada de la transmisión después de un cambio de marcha, logrando una sensación de cambio suave y cómoda.

 

¿Con ganas de comprar un auto o enterarte de lo último en el mundo de las motos? Este Newsletter es para ti. Cada viernes en tu correo, nuevos modelos y reseñas de lo mejor en motores.