Es un hecho que en política la realidad frecuentemente supera a la ficción. Y pareciera que el director estadounidense Ryan Murphy parte de esa premisa para crear la serie satírica que además marca su gran debut en Netflix. Tanto su protagonista, Ben Platt, como consagrados del elenco –actúan Gwyneth Paltrow y Jessica Lange– brillan en esta atrevida producción.

  • 27 septiembre, 2019

Un tupido muro de flores con cientos de rosas en distintos colores intercalados con liliums amarillos, da la bienvenida al universo de The Politician. El evento de prensa organizado por Netflix convoca a más de 100 periodistas latinoamericanos en el lujoso hotel Palacio Tanganá, ubicado en el barrio de Morumbí en Sao Paulo. La invitación es a ver el primer capítulo de la serie creada por Ryan Murphy –junto a Brad Falchuck e Ian Brennan–, y que se estrena este viernes en la plataforma de streaming.

Esto para luego participar de un espacio de entrevistas con dos de sus protagonistas: Benjamin Platt y Zoey Deutch. Cada detalle de la jornada de prensa busca recrear el glamour que la serie exuda. The Politician es difícil de clasificar, está catalogada como comedia dramática, pero su esencia es la sátira y su lenguaje se hermana con otras creaciones de Murphy como Nip/Tuck, Glee, American Horror Story y el asesinato de Gianni Versace.

El argumento es el siguiente: Payton Hobart, interpretado por Platt, creció en una familia millonaria de Santa Bárbara, California, con una madre cariñosa (Gwyneth Paltrow), un padre coleccionista (Bob Balaban) y un par de hermanos mellizos con quienes no tiene nada en común. Cuando tenía siete años Payton, decidió que se transformaría en Presidente de Estados Unidos. Para eso se dedicó a leer todas las biografías existentes de ex mandatarios y elaboró un acabado plan. Sus conclusiones plantean que existen dos requisitos básicos en la etapa de formación de un futuro ocupante de la Casa Blanca: alcanzar la presidencia del colegio donde estudia y luego ser admitido en Harvard.

Hará todo por conseguirlo, aunque eso implique correr sus propios límites éticos. Desde ahí arranca la trama que utiliza un entorno juvenil para adentrarse en temas profundos y contemporáneos, como la fuerza de las apariencias, las distintas definiciones de identidad sexual, la frivolización de algunas causas sociales, el vacío adolescente, la crueldad en las redes sociales y el reinado de las fake news. “Lo único que compartimos es que estamos todos solos”, “la bondad es algo que no se puede enseñar” y “vivimos en una pandemia de comunicación”, son algunos de los textos del primer capítulo. Murphy usa el sarcasmo para concientizar, y ha hecho la distinción de que no se trata de una serie para adolescentes sino para toda la familia.

Realpolitik

“Esta serie es muy especial porque toca temas complejos que todos estamos tratando de dilucidar, y lo hace de una manera respetuosa que a la vez es muy graciosa. El humor es un gran conector humano. Si puedes reírte de algo, entonces puedes hablar de eso. Muchas veces, ante dilemas morales nos volcamos a los comediantes para que nos digan qué es qué y así poder reírnos de cosas que en realidad son tremendas. Hablar de cosas importantes en un show dirigido a adolescentes es muy cool, original y valiente. Y es la estampa de Ryan Murphy; la valentía”, afirma la actriz Zoey Deutch, cuyo personaje es Infinity Jackson, una joven enferma de cáncer que vive con su abuela Dusty (Jessica Lange) y que es la elegida de Hobart para transformarse en su vicepresidente en las elecciones escolares.

Tal y como su nombre lo indica, la producción aborda cómo opera la política y Platt, que además de protagonista es coproductor de la serie, cree que eso es inmensamente relevante para hacer que los más jóvenes se involucren activamente en política. “Si los espectadores se pueden ver retratados en personajes que son complicados y que deben lidiar con emociones complejas, eso permite que enganchen con la serie. Creo que en este momento, al menos en EE.UU., la política se cruza constantemente con temas de derechos humanos y eso abarca también una dimensión moral: ¿qué es ser una buena persona? Entonces, que los jóvenes se sientan interesados es la manera más efectiva de comprometerlos”, dice el actor.

“¿Para ser político es necesario crear un personaje?”. Sí, responden ambos. Pero matizan. Platt señala que se trata de proyectar la mejor versión de uno mismo: “En política no hay muchas oportunidades y si quieres resultar electo; que la gente entienda quién eres y decida votar por ti, debes organizar tus mejores aspectos para lograr transmitir algo en un debate o en un discurso”. Su compañera de set agrega: “Si los políticos no crean su propia historia, alguien lo hará por ellos. Y ya sabemos cómo eso funciona (ríe). Como disponemos de tal cantidad de información, es imposible retener todo. Por eso es necesario crear un personaje que resulte memorable”.

El fichaje

Con solo 25 años, Benjamin Platt ya cuenta con una sólida carrera como estrella de Broadway. Además, en marzo de este año lanzó su primer disco como solista, Sing on me instead, un álbum que ha tenido excelente crítica. El video de su canción Grow As We Go tiene casi seis millones de visualizaciones en Youtube. Platt ha recibido varios premios, entre ellos, un Tony a mejor actor musical por su interpretación en el musical Dear Even Hansen, en 2017.

Pero fue tras una función de The Book of Mormon, donde el actor interpretaba a Elder Arnold Cunningham, que se le acercó el célebre director de cine y televisión Ryan Murphy. “Me dijo que teníamos que hacer algo juntos. Yo me sentí muy honrado pero pensé: ‘Es Ryan Murphy, así que quién sabe, debe estar metido en un montón de proyectos’. Un par de meses después me contactó, me dijo que tenía una idea y que nos juntáramos a almorzar. Yo pensé que me iba a ofrecer una aparición en American Horror Story o que cantara una canción, pero me habló de este show llamado The Politician. Él tenía todo visualizado en su cabeza. Luego leí el guion y era brillante. Imposible decir que no”, cuenta el intérprete en uno de los salones del hotel. Sin caer en spoilers, se puede adelantar que su talento vocal queda más que demostrado en una escena del capítulo piloto.

Zoey Deutch (24) es hija de la también actriz Lea Thompson (Volver al futuro) y del director Howard Deutch, y tiene diez años de carrera en cine y televisión. Deutch es amiga de Platt y fue él quien le habló de The Politician y la convenció de viajar a Nueva York especialmente para la audición. “Tenía una hora para convencer a Ryan Murphy de que me contratara y volé en avión con pantalón de pijama y una manta de bebé, tal como el personaje de Infinity. Era el día más caluroso de todo el verano, fue terrible (ríe). Amé el piloto de la serie, me pareció de lo mejor que he leído”, relata la joven actriz.

Hasta el momento, The Politician cerró por dos temporadas con Netflix y cada una reflejará una parte distinta de la travesía política de Payton. Hoy es el estreno mundial de la serie y claramente hay muchas expectativas frente a esta producción, que representa una propuesta osada en términos del relato y también de su estética. El diseño de vestuario y la ostentosa ambientación juegan un rol determinante en la historia, de hecho, la diseñadora de producción Jamie McCall relata que “la consigna fue crear un mundo Gucci 2018 fusionado con Wes Anderson”.

Respecto al protagónico, Platt señala que el estilo lo ayudó para armar su personaje: “Empecé a ver a Payton entrar en vida a través de lo impecable y bien diseñada de cada una de sus prendas. La política es apariencia y él lo sabe. Tiene que parecer que tiene todo bajo control. Interpretar a alguien que quiere impresionar al resto fue divertido”. La banda sonora de The Politician, muy al estilo Murphy, tiene canciones de Sufjan Stevens, Tame Impala, y también clásicos de Billy Joel y Joni Mitchell. Todos elementos que aportan vida propia al show.