Poco más de un año duró la relación entre The Aubrey, el exclusivo hotel boutique de Bellavista y el afamado restaurante porteño Pasta e Vino. Hace un par de meses las dos partes decidieron separarse y ahora el hotel construye un restaurante propio que abrirá sus puertas en octubre. Inaugurado a principios del año pasado, The Aubrey está situado a los pies del cerro San Cristóbal, en dos casonas coloniales que fueron restauradas por los empresarios británicos Mark Cigana y William Martin buscando conquistar al segmento de viajeros internacionales y aventureros de alto nivel. El hotel cuenta con 15 suites de lujo, muebles de madera y cuero, lámparas de Tom Dixon e interiores decorados por la diseñadora Luz Méndez.

  • 8 septiembre, 2011

Poco más de un año duró la relación entre The Aubrey, el exclusivo hotel boutique de Bellavista y el afamado restaurante porteño Pasta e Vino. Hace un par de meses las dos partes decidieron separarse y ahora el hotel construye un restaurante propio que abrirá sus puertas en octubre. Inaugurado a principios del año pasado, The Aubrey está situado a los pies del cerro San Cristóbal, en dos casonas coloniales que fueron restauradas por los empresarios británicos Mark Cigana y William Martin buscando conquistar al segmento de viajeros internacionales y aventureros de alto nivel. El hotel cuenta con 15 suites de lujo, muebles de madera y cuero, lámparas de Tom Dixon e interiores decorados por la diseñadora Luz Méndez.

Poco más de un año duró la relación entre The Aubrey, el exclusivo hotel boutique de Bellavista y el afamado restaurante porteño Pasta e Vino. Hace un par de meses las dos partes decidieron separarse y ahora el hotel construye un restaurante propio que abrirá sus puertas en octubre.

Inaugurado a principios del año pasado, The Aubrey está situado a los pies del cerro San Cristóbal, en dos casonas coloniales que fueron restauradas por los empresarios británicos Mark Cigana y William Martin buscando conquistar al segmento de viajeros internacionales y aventureros de alto nivel.

El hotel cuenta con 15 suites de lujo, muebles de madera y cuero, lámparas de Tom Dixon e interiores decorados por la diseñadora Luz Méndez.