Si en el principio los sitios de internet se parecían a un pizarrón, hoy su primo más cercano es la televisión, así que ¿por qué no meterse de lleno en el tema? Es el desafío de Terra que, en su quinto año de vida, se prepara para dar un salto de proporciones. Primero fue la […]

  • 29 junio, 2007

Si en el principio los sitios de internet se parecían a un pizarrón, hoy su primo más cercano es la televisión, así que ¿por qué no meterse de lleno en el tema? Es el desafío de Terra que, en su quinto año de vida, se prepara para dar un salto de proporciones.

Primero fue la homepage, después los portales, luego el chat, los diarios en versión digital, el e-commerce, los blogs, fotologs, videoblogs, la web 2.0… Internet es una suerte de camaleón que adopta las formas más variadas, sin tener que renunciar necesariamente a ninguna. Al revés: aprovecha todas las herramientas posibles, las transforma, se las devora, las asimila y claro, se prepara, desde ya, para la siguiente mutación.

Guardando las distancias, podría decirse que Terra ha hecho lo mismo. Creada por Telefónica España, que se zambulló con fuerza en el mercado de internet a fines de los 90, logró resistir el reventón de la burbuja digital, capear la tormenta y juntar energías para reinventarse con tantas o más ramas que antes después del temporal. Algo parecido ocurrió también con Terra.cl, su versión nacional, que –aunque todavía falta– ya comienza a pensar en celebrar su primera década de vida.

¿Cómo consiguieron permanecer, expandirse y florecer en medio de un panorama tan cambiante? Jorge Martina, gerente general y comprometido con la empresa desde sus inicios (1999), lo resume pragmáticamente: “Nos convertimos en una empresa cuyos intereses no se limitan a una sola área sino que funciona de manera transversal. Es decir, integradores, pero también especialistas”.

Puede que la frase se sienta algo abstracta pero cuando se la traduce en cifras, no hay argumento en contra que valga: queda en evidencia que Terra es un monstruo de proporciones. Tiene 50 millones de usuarios en América latina y nada menos que 3 millones solo en Chile. Si se piensa que en estos interactivos días de web 2.0, la comunidad de usuarios vale su peso en oro, se puede concluir que para Terra esa pega está hecha, y que su comunidad, sus lazos, sus redes, ya están formados. Cierto que tiene que estar permanentemente ocupada en agregar nuevos miembros, pero lo central es continuar canalizando y alimentando los intereses de quienes ya forman parte de la familia.

Y ahí es donde entra en juego su nueva aventura: la reinvención de Terra TV.

200 canales
“No es que nos estemos subiendo atrasados al carro de YouTube”, explica Roberto Barroso, director comercial de Terra. “Hace varios años que estamos interesados en la transmisión de contenidos audiovisuales a través del sitio. El desafío fue esperar a que hubiese un buen nivel de penetración de banda ancha en los usuarios y que las tecnologías de compresión de la imagen permitieran ver a través del computador televisión en tiempo real”.

De hecho, la primera versión del canal fue lanzada hace cinco años, en un momento en que la velocidad de transmisión de datos promedio era de solo 50 kilobits por segundo (hoy es de 500), y tuvo su prueba de fuego en 2006, cuando Terra comenzó a transmitir contenidos del Mundial de Fútbol de Alemania. Hoy cuenta con una alianza exclusiva para la región con Disney y acuerdos para transmitir imágenes de la red del Discovery Channel y los partidos de la Champions League. Según Martina, era la ruta lógica a seguir, ya que si en primer término internet fue un instrumento de lectura, lo mínimo que cabe esperar de esta hoy es que la señal sea capaz de contener audio y video. “Se ha vuelto una necesidad básica”, afirma.

En el portal Terra ello se traduce en decenas de clips, reportes, trailers, que –en cierto modo– reproducen las ya clásicas secciones del sitio (actualidad, cine, deportes, zona mujer), pero lo realmente interesante se produce al hacer click en el botón Terra mundo, en donde, desde diciembre pasado y gracias a una alianza con la red de televisión online Jump TV, es posible ver en transmisiones en directo de alrededor de 200 canales repartidos por todo el globo (entre ellos BBC, Al Jazeera y TVE) y acceder al contenido completo de ciertos programas y no solo a breves extractos.

Como siempre ocurre con internet, las herramientas ya están. Ahora depende del modo en que se les saque partido. “Por cierto que en toda esta aventura lo clave para nosotros será la participación de la comunidad”, comenta Ximena Torres Cautivo, directora de Terra. “Las posibles direcciones que plantea el uso de la televisió dentro de un sitio son infi nitas e imparables. El tema ya no es colocar los contenidos que nosotros defi nimos y esperar a ver resultados. Dependemos del propio visitante y del interés de ellos mismos por descargar videos o programas o, derechamente, por subir material propio al sitio”.

-¿Pero eso no es seguir con cierto retraso los pasos de YouTube?
Jorge Martina: “Hay algo clave que hemos entendido en todos estos años, dedicados de lleno al tema y es que, para poder crecer y al mismo tiempo hacer que tu comunidad se sienta identifi cada, uno tiene que estar presente en todos los segmentos. Tenemos que estar donde la audiencia esté. Sea en la primera pantalla (la TV), la segunda (el computador) o la tercera (el teléfono móvil)”.

El equipo de Terra está de acuerdo en que la tecnología es un ingrediente básico en el enorme espacio mediático que han llegado a ocupar: el sitio posee 400 ingenieros repartidos en todo el sub continente, aparte de personal ligado al desarrollo técnico y la proyección de nuevas tendencias en un mercado que por fin, después del bajón experimentado a principios de década, parece maduro para implementar cambios de fondo. Pero eso es solo parte de la fórmula. Porque la tecnología ya no es el único elemento gatillador.

Roberto Barroso: “Al principio, la competencia por el mejor sitio se basaba en quien podía acumular la mayor cantidad de información y de mejor calidad. Hoy la discusión es otra. La info está, pero el factor que limita es el tiempo. Los usuarios no disponen de una infinita cantidad de minutos para navegar, de modo que los sitios ahora están obligados a competir por el escaso tiempo disponible que nuestro consumidor posee”.

Canibalizar a la TV
Es este tiempo esquivo el que lentamente ha comenzado a orientarse a medios que puedan concentrar la mayor cantidad de prestaciones dentro de los menores canales posibles. Terra asumió rápido esa transformación en el cambio de década, cuando fue evidente que los portales web no conseguirían sobrevivir si seguían funcionando como simples ventanas que ofrecían contenidos. De hecho ha transcurrido un lapso suficiente para que los efectos de este cambio en los hábitos de consumo –que en principio afectaron a internet– se hayan extendido a otros medios. Incluso es la propia televisión la que ha comenzado a tomar conciencia de que la interactividad es uno de los varios lenguajes que hay que manejar en este camino de permanentes saltos hacia el futuro.

Ximena Torres Cautivo: “Es interesante ver la experiencia de medios como la BBC, que lleva tiempo reflexionando en torno a los nuevos televidentes. Según ellos, la web afectó la circulación de los diarios y popularizó el intercambio de archivos de audio y video, ya ha comenzado a canibalizar a la TV a través de espectadores multitask (capaces de hacer varias cosas al mismo tiempo). Esta gente, mientras están mirando televisión, no paran de teclear y teclear”.

Incluso lo que pareció por mucho tiempo el gran obstáculo para la consolidación final del medio, la escasa inversión publicitaria en el segmento digital, parece estar en vías de transformación: en su versión actual, Terra TV facturó 8 millones de dólares en América latina por concepto de avisaje (5 de los cuales, correspondieron a mensajes asociados a la transmisión de los goles de la Copa del Mundo).

“De modo que el incentivo está”, indica Martina. “Somos conscientes de que publicitariamente, la web es un terreno inexplorado, sobre todo en Chile, donde el porcentaje de dinero invertido aún es ínfimo en relación a otros países, en los que el avisaje se encuentra en pleno período de expansión”.

Pruebas al respecto hay varias, pero tal vez la más inquietante es el explosivo desarrollo vía web de la publicidad para el cine: desde los blogs profesionales –que en épocas de superproducciones y en temporadas de premios se repletan de banners y avisos pagados–, hasta la proliferación de trailers e imágenes de adelanto, que son clickeadas miles de veces. Los principales afectados han sido los diarios estadounidenses, que han visto drásticamente reducida su torta de ese tipo de avisos y se ven obligados a acortar sus carteleras.

Para Martina es la “clase de problemas que nosotros no tenemos. En cuanto medio audiovisual esa clase de contenidos nos resulta natural. Y nos ahorramos los gastos de impresión o de puesta al aire. Esa es la ventaja de internet. Que no es ni un diario, ni un canal de TV, ni una radio. Aunque poseemos elementos de todos”.

Pista de comentarios
Para las tres cabezas principales de Terra, no toda la discusión central de estos días está ligada a la TV. Hay muchos aspectos del medio –ancho de banda, la amenaza a los diarios, la epidemia de los blogs, el futuro–, que han sido y siguen siendo válidos de abordar. Aquí están sus observaciones:

-¿Cuál es su opinión de Emol y de la forma en que ha evolucionado?
Jorge Martina: Es un buen sitio en su nicho, el de diario. Pero no lo veo como un ente periférico.

-¿Están de acuerdo con que, tal como dice su director general, algún día la edición en internet del New York Times será más importante que el propio diario?
Roberto Barroso: Ocurre que en el New York Times entendieron a toda velocidad que lo online era un tema inminente, que tarde o temprano les comería la torta publicitaria. Ellos son pioneros en el tema.

-¿Sienten que tenemos el ancho de banda que nos merecemos? ¿No creen que en Chile internet es muy lento (500 kpbs) en comparación con otros países (Francia, 2 megas)?
Barroso: Es un asunto de poder adquisitivo. En Chile el 26% de los usuarios ocupa banda ancha a precios cada día más asequibles y competitivos. Estoy bastante orgulloso de lo que hemos hecho en términos de conectividad y penetración país, aunque ello signifique estar lejos todavía de los estándares desarrollados. Creo que el tema aquí es
otro: los precios de los computadores y del software. Mientras esos se mantengan caros, van a existir barreras.

-¿Cómo ven a Terra en esta etapa de auge de blogs, fotologs y otra clase de instrumentos interactivos?
Ximena Torres Cautivo: Es algo que hemos integrado. Dentro de Terra tenemos a nuestros propios bloggers invitados, quienes aún están descubriendo las posibilidades que el medio otorga para operar. Ahora, si uno observa el mundo de los blogs privados, se echa de menos esa capacidad conseguida por ciertos blogs extranjeros para convertirse en verdaderos canales de información y no solo en diarios de vida que se toman y se dejan. Ese es un horizonte a trabajar.

-Internet siempre aparece ligada al futuro de los medios, a un futuro que parece que siempre llega pero que nunca se alcanza realmente…
Martina: Esa discusión es antigua. Creo que la lección principal al respecto es que internet no es un instrumento futurista que vaya a cambiar hábitos en el consumidor. Más bien es lo inverso: un medio que responde a hábitos, a lo que la gente necesita. Satisfacer el gusto medio, pero también el del especialista. De ahí que me guste decir que nuestra verdadera línea editorial no es solo la del cambio, sino también la de la integración.