Con 22 años de vida, la empresa Conosur vende primas de seguros por 65 millones de dólares al año. En un mercado en que las adquisiciones y fusiones han sido la tónica, estos socios no están a la espera de oferta. Para nada. Están haciendo maletas para poner pie, ni más ni menos, que en […]

  • 20 abril, 2007

Con 22 años de vida, la empresa Conosur vende primas de seguros por 65 millones de dólares al año. En un mercado en que las adquisiciones y fusiones han sido la tónica, estos socios no están a la espera de oferta. Para nada. Están haciendo maletas para poner pie, ni más ni menos, que en Londres.
Por Paula Costa R. Foto: Verónica Ortiz.

Hay varias cosas que en Conosur se pueden dar por seguras: primero, que Juan José Santa Cruz, Carlos Sanhueza, Paul Wollocombe y Alberto Covarrubias, sus
socios, se divierten mucho en su trabajo, tanto, que a ratos resulta difícil creer que estén en un rubro tan formal como este y no en un programa de televisión.

Lo segundo que se puede dar por seguro con ellos es que, pese a ser un ramillete a ratos desordenado, saben ponerse serios cuando es necesario. Por algo es que en 22 años de existencia, su empresa de corretaje de seguros ha pasado de vender primas por 500 mil dólares al año a los 65 millones de dólares que lograron el 2006 y a contar con un centenar de empleados. Todo un logro.

Pero eso no les basta. No, porque en 2007 tratarán de llegar a los 100 millones de dólares en venta de primas en el mercado local, y además se internacionalizarán. Tal cual. Como parte de los top ten de los brokers chilenos (sin considerar fi liales bancarias ni casas comerciales), sienten que Chile les quedó chico y aprovechando la experiencia y, por cierto, la nacionalidad de Wollocombe, instalarán una ofi cina en Londres.

-Qué dijimos: primero, queremos permanecer como el broker de seguros más grande de Chile y queremos permanecer chilenos. Hemos tenido más de una oferta de compra, pero dijimos, no señor, tiene valor que exista un corredor chileno jugando en las grandes ligas. Por eso, no solo no nos rendimos, sino más encima dijimos, ¿por qué no nos vamos afuera?

Tenemos un expertise que podemos exportar a América latina y también podemos hacer uso de la experiencia de Paul para colocar todos esos negocios en Inglaterra -cuenta Carlos Sanhueza.

De esta refl exión, hace ya un año. Pero lo cierto es que en los últimos seis meses se pusieron las pilas y ya tienen a Gonzalo Ovalle en Londres, viendo los permisos y la parte operativa. El sentido de su arribo está en que, dado el enorme tamaño de las empresas de reaseguros inglesas, los negocios latinoamericanos en general no reciben mayor atención. “Estamos aprovechando una desinformación de mercado. Paul tiene un conocimiento de América latina que para los ingleses es muy valioso. Nosotros somos brokers, no somos compañía de seguros, por lo que estamos haciendo una inversión operativa, de identidad, de costos de instalación, pero no de riesgos, porque somos intermediarios”, explican.

Y para estar encima de las oportunidades de negocios que existan en la región es que desde el 31 de marzo cuentan con licencia para operar como corredores en Colombia y Ecuador. Pero eso es solo el comienzo: pretenden ser los reyes desde Panamá hacia abajo y en tres años estar hablando de captaciones por 400 millones de dólares. ¿Quién dijo que esto era solo diversión?