Según concluye un estudio llevado a cabo por investigadores de la Universidad de Uppsala (Suecia), las personas que poseen un perro tienen un riesgo notablemente inferior de desarrollar una de estas patologías y, lo que es incluso más importante, de morir por cualquier causa –cardiovascular o no. En el estudio, los autores analizaron la evolución […]

  • 20 noviembre, 2017

Según concluye un estudio llevado a cabo por investigadores de la Universidad de Uppsala (Suecia), las personas que poseen un perro tienen un riesgo notablemente inferior de desarrollar una de estas patologías y, lo que es incluso más importante, de morir por cualquier causa –cardiovascular o no.

En el estudio, los autores analizaron la evolución a lo largo de 12 años –2001-2013– de más de 3,4 millones de adultos suecos que, con edades comprendidas entre los 40 y los 80 años, no padecían ninguna enfermedad cardiovascular en el momento de su inclusión en la investigación. Y para ello, tan solo tuvieron que recurrir a sus historiales médicos –el sistema de salud de Suecia registra digitalmente cada visita al médico o al hospital de cada uno de sus ciudadanos.

“Nuestros hallazgos mostraron que los dueños de un perro que vivían solos tenían, frente a sus homónimos no propietarios, un riesgo un 11% inferior de enfermedad cardiovascular y hasta un 33% menor de mortalidad general. Otro resultado interesante es que los propietarios más protegidos fueron aquellos cuyos perros eran de una raza originalmente criada para cazar”, destaca Mwenya Mubanga.

Como refiere Tove Fall, co-autora de la investigación, los estudios epidemiológicos como el éste buscan asociaciones en grandes poblaciones, pero no responden a la pregunta sobre cómo los perros pueden proteger frente a la enfermedad cardiovascular. “Sabemos que los propietarios de perros tienen por lo general un mayor nivel de actividad física, lo que podría explicar nuestros resultados. Otras explicaciones aluden a un incremento del bienestar y del contacto social. Y también a posibles efectos del perro sobre el microbioma bacteriano de su dueño”.