Bien intensos han sido estos meses para Oliver Flögel, desde que en enero pasado asumiera la gerencia general de Telefónica Chile. Los cambios no sólo se han dado en la estrategia comercial de la compañía, que recientemente sorprendió al mercado con la entrega de conexiones gratuitas a Internet, sino de cara a sus trabajadores, a […]

  • 27 mayo, 2009

Bien intensos han sido estos meses para Oliver Flögel, desde que en enero pasado asumiera la gerencia general de Telefónica Chile. Los cambios no sólo se han dado en la estrategia comercial de la compañía, que recientemente sorprendió al mercado con la entrega de conexiones gratuitas a Internet, sino de cara a sus trabajadores, a quienes hace unos días invitó a ser parte de la propiedad de la firma, lanzando un inédito plan por el que regalará a cada uno de sus empleados, además de sus directivos, el mismo número de acciones que éstos compren.

Los objetivos al parecer son varios, y no sólo tienen relación con aumentar el compromiso de cada trabajador con la empresa, sino que también es un intento por mejorar el clima interno de la firma, ese que muchas veces vivió en gran tensión a partir de las continuas reestructuraciones del pasado y que parecieran haber quedado en el olvido. Sin duda, llegó una nueva era a Telefónica.