Cuando en marzo pasado César Alierta anunció el cambio de marca de Telefónica y todos sus productos, se hablaba inicialmente de un proceso de varios años: entre dos y tres, oscilaban los primeros cálculos. Sin embargo, en Chile pusieron el pie en el acelerador y los equipos de regulación y marketing de la operadora trabajan […]

  • 23 junio, 2009

Cuando en marzo pasado César Alierta anunció el cambio de marca de Telefónica y todos sus productos, se hablaba inicialmente de un proceso de varios años: entre dos y tres, oscilaban los primeros cálculos. Sin embargo, en Chile pusieron el pie en el acelerador y los equipos de regulación y marketing de la operadora trabajan en un comité especial para que el anunciado cambio de marca suceda antes de fin de año.

Según nos comentaron, en octubre o noviembre próximo todos los productos que se comercializan hoy con la marca Telefónica (voz, televisión, Internet) pasarán a llamarse Movistar, quedando la marca Telefónica sólo para temas institucionales. Si esto les traerá o no conflicto con el Tribunal de Defensa de la Libre Competencia y con las autoridades regulatorias, es algo que está por verse.