La compañía de distribución de música en ‘streaming’ Spotify contabilizó unas pérdidas netas atribuidas de US$ 158 millones en el primer trimestre de 2019, lo que equivale a una mejora del 16% con respecto a los ‘números rojos’ registrados en el mismo trimestre del ejercicio anterior. 

  • 29 abril, 2019

La cifra de negocio de la empresa europea creció un 32,6%, hasta situarse en US$ 1.684 millones. De la misma forma, los costes asociados a los ingresos, debido a los derechos de autor que Spotify tiene que pagar a los artistas y discográficas, avanzaron un 32,9%, hasta US$ 1.268 millones.

Del total de los ingresos, US$1.544 millones se correspondieron con las cantidades abonadas por los usuarios ‘premium’, mientras que US$ 140 millones procedieron de la publicidad.

Con respecto a los costes, los gastos de venta y marketing crecieron un 24,6%, hasta US$ 191 millones, mientras que los costes de investigación y desarrollo alcanzaron los US$ 172 millones entre enero y marzo, un 34,7% más. Los gastos generales y administrativos se aceleraron hasta US$ 103 millones, un 30,9% más. ‘Usuarios’.

El número de usuarios activos en los tres primeros meses del año se situó en 217 millones, un 26% más que en el mismo periodo del ejercicio anterior. El número de usuarios de pago creció un 32% durante el trimestre, hasta alcanzar la barrera de los 100 millones por primera vez en la historia de la compañía.

El crecimiento del número de suscriptores se correspondió con la efectividad de las promociones en Estados Unidos y Canadá, el impulso de su plan familiar y por la disponibilidad del servicio en Google Home, según ha asegurado Spotify.

Creemos que los altavoces inteligentes son un área crítica de crecimiento, especialmente para música y pódcasts, así que tenemos intención de seguir buscando oportunidades para expandir nuestra presencia en esta área”, ha subrayado la firma.

Durante los próximos trimestres, Spotify estima que sus ingresos procedentes de los pódcasts seguirán aumentando a medida que se afiancen las adquisiciones de Gimlet Media, Anchor y Parcast, tres empresas productoras de este tipo de contenidos de audio por las que pagó un total de US$ 399 millones.

“Con el paso del tiempo, nuestra ambición es desarrollar una solución publicitaria más robusta para los pódcasts que nos permita segmentar con las mismas capacidades que tenemos en nuestro negocio publicitario central”, ha añadido la compañía.