Se fue la mitad del año y mirando lo encontrado hasta el momento se hace necesario destacar un disco editado en marzo que está muy por sobre el promedio. Más aun: éste es un claro candidato a álbum del año. POR ANDRES VALDIVIA Sound of Silver se llama el segundo disco de LCD Soundsystem, dúo […]

  • 10 agosto, 2007

Se fue la mitad del año y mirando lo encontrado hasta el momento se hace necesario destacar un disco editado en marzo que está muy por sobre el promedio. Más aun: éste es un claro candidato a álbum del año.
POR ANDRES VALDIVIA

Sound of Silver se llama el segundo disco de LCD Soundsystem, dúo de productores establecido en Nueva York. Desde 2002 que James Murphy y su socio vienen haciendo ruido en la escena neoyorquina a través de su sello DFA, responsable de difundir bandas como The Rapture y mantener viva esa excéntrica mezcla de bronca y estilización que define el sonido de la gran manzana. A pesar de su fama como productores, no fue hasta el 2005 que LCD Soundsystem debutó con un homónimo larga duración, llamando la atención del mundo entero: no solo estaban detrás de las consolas de grabación, sino que también arriba de los escenarios. La potente aproximación a la electrónica desde la moral punk del dúo fue un paso adelante en la reconstrucción de la escena neoyorquina y los puso al centro del mundo indie.

Dos años después, la banda está de vuelta con un disco impresionante y en él se puede encontrar una de las mejores aproximaciones al sonido de nuestros tiempos: rabioso, emocionante, bello, denso, complejo. Muchos críticos han abordado este trabajo enarbolando el mantra de que solo el rock podía salvar a la electrónica y que este disco es precisamente eso, un salvavidas para los pulsos electroidales. No deja de ser curioso cómo dos estilos con claros síntomas de agotamiento y ya repletos de clichés pueden generar un resultado tan potente cuando están bien combinados, pero el argumento de mis queridos compañeros de gremio se queda corto en alcance. Lo de LCD Soundsystem es mucho más que un asunto de electrónica o rock and roll. Sound of Silver es, sobre todo, un tremendo ejercicio de songwriting. Es un hecho de la causa: el pop, el rock, el punk, el reggae, y cualquier otro subgénero de la música popular, siempre son acerca de escribir buenas canciones. Lo nuevo de LCD Soundsystem tiene mucho de Bowie, bastante de The Fall e incluso algo de The Beatles, catálogos en los que abundan las buenas canciones.

Es interesante también notar que, al parecer, las nuevas bandas neoyorquinas tienden a dar lo mejor de sí mismas en sus segundos discos más que en los primeros. Quizás el ruido ambiente de la urbe obliga a muchas de ellas a meter más ruido del necesario para poder hacerse notar, y claro, si tomamos como ejemplo a los Yeah Yeah Yeahs y a LCD Soundsystem, es notorio que sus segundos discos son versiones más reflexivas, interesantes y pulcras que sus debuts, asunto que no se repite en todas las agrupaciones. Sound of Silver es también un disco que demuestra que algo espeso está recorriendo los mejores rincones de la música norteamericana. The information, de Beck, Wincing the night away de The Shins y LCD Soundsystem son una clara muestra de cómo músicos particularmente luminosos en sus aproximaciones sonoras han dado paso a una visión de las cosas algo opaca y desesperanzada. Buen resumen de lo anterior es “Someone Great”, hipnótico beat poblado por capas de osciladores, sintetizadores y una melodía como para hacer dormir a un niño, acompañada de una frase de metalófono que nos recuerda nuestras primeras clases de música. Una de las mejores canciones clave de los últimos años.

Lo interesante es cómo toda esa mezcla pareciera concentrar algo muy particular de nuestro tiempo: una enternecida búsqueda de lo perdido en medio de la vorágine eléctrica de la ciudad moderna.