Fotos: Sebastián Mejía

  • 30 agosto, 2019

Conocí el Museo de Artes Decorativas y encontré realmente impresionante el espacio para una muestra. Aparte de lo precioso que es el edificio, también su jardín y la colección permanente”, cuenta la artista visual Pascuala Lira (36) sobre el museo en Recoleta donde la semana pasada inauguró Sobrecubierta. Encantada por el lugar presentó el proyecto a su directora, Ximena Pezoa, y la propuesta funcionó para las dos partes. Por tratarse de un edificio patrimonial existía la prohibición de clavar obras al muro y entonces surgió la necesidad de hacer una obra distinta en cuanto a su instalación. La artista lo resolvió con una estructura metálica con forma de triángulo que se encuentra al medio de la sala. Esta permite organizar 24 tablones de madera, de 4 metros de largo por 60 de ancho aproximadamente. Las maderas se encuentran pintadas por ambos costados con los motivos ornamentales que se encuentran en los objetos de la colección del museo, eso sí, cambiando su escala, el color y la composición.

Lira lleva más de diez años pintando sobre tablas y maderas, las que compra en aserraderos de la zona de la Araucanía. Viaja hasta allá para elegirlas personalmente y luego las manda a Santiago en camión. Cuenta que siempre le ha gustado que un diseño o un ornamento lleven al objeto a otro nivel: “Ya sea minimalista o barroco, la forma como se presenta algo hace que sea especial. Que valga la pena mirarlo y pensarlo como algo extraordinario”.

Sobrecubierta estará abierta al público hasta el próximo 31 de octubre, y además es una buena ocasión para conocer la colección del MAD. Son unas 2.500 piezas que abarcan cerámica, platería, cristales y más. Sobre su relación con los objetos, Pascuala Lira se define como “cachurera por esencia”. “Trato de luchar contra la acumulación para mantener un orden, pero la mayoría de las veces los objetos que llaman mi atención ganan la batalla”, reconoce.

Martes a viernes, de 10 a 17:30 hrs.

Av. Recoleta 683, www.artdec.cl