La naturaleza del liderazgo “efectivo” está cambiando. Los enfoques de liderazgo “descendentes” y en “función de directivas” están perdiendo eficacia y las jerarquías han comenzado a desaparecer. Tener éxito demanda más que poseer únicamente ingenio para los negocios. Según Jackie Yeaney, Vicepresidente Ejecutiva de Estrategia y Marketing Corporativo de Red Hat, un líder abierto debe […]

  • 10 agosto, 2016

lider

La naturaleza del liderazgo “efectivo” está cambiando. Los enfoques de liderazgo “descendentes” y en “función de directivas” están perdiendo eficacia y las jerarquías han comenzado a desaparecer. Tener éxito demanda más que poseer únicamente ingenio para los negocios.

Según Jackie Yeaney, Vicepresidente Ejecutiva de Estrategia y Marketing Corporativo de Red Hat, un líder abierto debe tener siete características. Pero para triunfar, estas características deben manifestarse a través de prácticas y hábitos diarios que se pueden traducir en comportamientos demostrables:

  • Sentido de propósito

Los líderes abiertos actúan motivando a sus equipos y ayudándolos a comprender como el trabajo que realizan encaja en un contexto más amplio de éxito. Cuando sus equipos innovan y desarrollan soluciones ganadoras, apoyan esas soluciones.

  • Accesibilidad

Los líderes abiertos incentivan a sus equipos a abrirse más a ellos confiándoles sus luchas, sus dificultades y sus desacuerdos.

  • Modestia

Fomentadores de los entornos de colaboración y de diálogo, los líderes abiertos suelen aportar perspectivas e ideas, en lugar de respuestas concisas.

  • Empoderamiento

Los líderes abiertos primero escuchan y se preguntan cómo pueden ayudar a sus equipos para alcanzar los objetivos.

  • Transparencia

Los líderes abiertos son claros en cuanto a sus intenciones y motivaciones.

  • Defensa

Los líderes abiertos les dan a sus equipos la libertad necesaria para que tomen las decisiones y diseñen las soluciones para las que están mejor capacitados.

  • Confianza y respeto

Los líderes abiertos reconocen que el trabajo siempre es personal y es difícil dejar las emociones afuera, por lo que saben que nunca se trata “simplemente de negocios”.

La lucha por encontrar, atraer y retener talento es real y se está intensificando. Para salir triunfante, es necesario desarrollar una nueva forma de liderazgo que se adecue a las necesidades y deseos de la fuerza laboral. Los trabajadores de hoy, buscan líderes que sean accesibles, personas que confíen en ellos, que los incluyan y los incentiven a crecer y desarrollar una carrera profesional. No es posible complacer o retener a todos, pero es importante que se sientan alentados, reconocidos y apreciados. Y esto implica mucha más apertura, no solo de los líderes, sino de todos.