Accenture Interactive presentó su informe anual Fjord Trends, donde identifica las 7 tendencias que impulsarán los cambios del año que viene.

  • 17 enero, 2018

Analizando las fuerzas que actúan interna y externamente en las organizaciones y la sociedad, Accenture lanzó Fjord Trends 2018. El undécimo informe anual examina siete tendencias emergentes que se espera impacten en los negocios, la tecnología y el diseño en el año entrante.

Hoy en día estamos experimentando tensión como resultado del rápido avance tecnológico que está alterando el mundo en el que vivimos, provocando tanto asombro como angustia. Ya sea la Inteligencia Artificial, Visión por Computador o Blockchain, las tecnologías emergentes están desarraigando las experiencias digitales y físicas de nuestra vida cotidiana.

Las siete tendencias de Fjord Trends 2018

El resurgimiento de lo físico: lo digital ha sido el centro de atención durante mucho tiempo. Ha llegado el momento de combinar lo digital con lo físico.

Las computadoras tienen ojos: además de comprender nuestras palabras, las computadoras ahora entienden las imágenes sin nuestra ayuda. Imagine las posibilidades para los servicios digitales de la próxima generación.

Esclavos del algoritmo: ¿cómo se diseña una estrategia de marketing para ganar los algoritmos, inmune a los esfuerzos de marca convencionales, que se ubican entre las marcas y sus clientes?

La búsqueda de sentido de una máquina: la Inteligencia Artificial podría cambiar nuestros trabajos, pero no es necesario eliminarlos. Podemos, y debemos, diseñar nuestra colaboración con las máquinas que nos ayudarán a desarrollarnos.

En la transparencia confiamos: Establecer confianza y transparencia, ha sido un tema por un largo tiempo en el mundo digital, debido a la dificultad de verificar y proteger los activos digitales. Debido a su descentralización y seguridad, Blockchain tiene el potencial de revertir esta tendencia. Sin embargo, el diseño necesita ayudar a las personas entender qué es y construir confianza.

La economía de la ética: las organizaciones están sintiendo la presión de tomar posición proactiva sobre problemas políticos y sociales, lo quieran o no. Y los consumidores están eligiendo a aquellas marcas que se alinean con sus creencias fundamentales.

Diseño fuera de las líneas: La disciplina del diseño está siendo desafiada por tres fuerzas: la ploriferación del design thinking, la demanda para que los productos sean escalados de forma rápida, y el potencial de la tecnología emergente. Para continuar teniendo un impacto los diseñadores deben evolucionar -cómo trabajan, aprenden y se diferencian- para continuar teniendo impacto en las organizaciones.