El arquitecto Abraham Senerman puso sus ojos en una nueva ciudad para levantar otro de sus edificios ícono: Antofagasta. A principios de abril el empresario inmobiliario visitó esa ciudad y se reunió con su alcaldesa, Marcela Hernando, para confirmar su interés por los desarrollos de la zona y analizar en terreno la mejor ubicación. De hecho, subieron juntos a la terraza del casino Enjoy para visualizar desde las alturas los puntos más interesantes en que podría levantarse una nueva torre de oficinas, la que se espera sea tan emblemática como Titanium La Portada, en Santiago. En la oportunidad, Senerman destacó el crecimiento de Antofagasta y confirmó su interés por extender la capacidad, tanto habitacional como empresarial, de la ciudad. Además, adelantó que los criterios para escoger el lugar en que emplazará su nuevo proyecto serán la conectividad y que pueda entregar una vista privilegiada.

  • 2 mayo, 2011

El arquitecto Abraham Senerman puso sus ojos en una nueva ciudad para levantar otro de sus edificios ícono: Antofagasta. A principios de abril el empresario inmobiliario visitó esa ciudad y se reunió con su alcaldesa, Marcela Hernando, para confirmar su interés por los desarrollos de la zona y analizar en terreno la mejor ubicación. De hecho, subieron juntos a la terraza del casino Enjoy para visualizar desde las alturas los puntos más interesantes en que podría levantarse una nueva torre de oficinas, la que se espera sea tan emblemática como Titanium La Portada, en Santiago. En la oportunidad, Senerman destacó el crecimiento de Antofagasta y confirmó su interés por extender la capacidad, tanto habitacional como empresarial, de la ciudad. Además, adelantó que los criterios para escoger el lugar en que emplazará su nuevo proyecto serán la conectividad y que pueda entregar una vista privilegiada.