Todos conocemos los beneficios del ejercicio. Se puede mejorar nuestra salud física y mental. Además, ayuda a que expandamos nuestros círculos sociales. Ejercitarse es también, la mejor manera de conseguir que los niños utilicen esa energía sin límites para el bien personal y no de destrucción pública. El Centers for Disease Control and Prevention (CDC) […]

  • 9 junio, 2014

Flickr-senderismo

Todos conocemos los beneficios del ejercicio. Se puede mejorar nuestra salud física y mental. Además, ayuda a que expandamos nuestros círculos sociales. Ejercitarse es también, la mejor manera de conseguir que los niños utilicen esa energía sin límites para el bien personal y no de destrucción pública.

El Centers for Disease Control and Prevention (CDC) recomienda que los adultos hagan por lo menos 150 minutos de ejercicio aeróbico moderado a la semana, además de ejercicios de fortalecimiento muscular dos días a la semana. [tweetable]Los niños y adolescentes necesitan más ejercicio: por lo menos 60 minutos cada día[/tweetable], de acuerdo al CDC. Sin embargo, sólo el 20% de los adultos y el 25% de los niños entre 12 a 15 años, realizan la cantidad recomendada de ejercicio.

No tenemos tiempo. Estamos distraídos por la cantidad de dispositivos o también ocupados yendo a dejar a nuestros hijos desde el fútbol a la natación para la clase de arte. Cualquiera que sea la razón, padres y niños no están aprovechando la única cosa que de forma fiable puede hacer que nos sintamos mejor en todo sentido. Así que este es un llamado para dejar un rato de lado los teléfonos o tablets y empezar a ejercitar en familia.

Al hacer ejercicio todos juntos, se tendrá un sistema de apoyo integrado. Cuando el papá está arrastrando después de un largo día en el trabajo, el de 12 años puede recordarle que el ejercicio es una prioridad de la familia. Si todo el mundo está trabajando en conjunto, las probabilidades de tener éxito en alcanzar los objetivos de fitness son mucho mayores, dijo David Buer, un entrenador personal con sede en Atlanta. Ejercitarse en familia también puede darle una divertida actividad compartida que puede continuar durante los difíciles años de los adolescentes. “Más allá de los obvios beneficios físicos y de salud, es una experiencia de unión”, dijo Buer. “Usted está mostrando estos hábitos saludables que potencialmente van a durar toda la vida. También es un buen momento de uno-a-uno “.

No estamos hablando de correr una maratón con el hijo de 12 años el próximo mes, de tratar de mantenerse al día con su estrella de lacrosse en el campo o de la compra de un montón de equipos costosos. Se puede elegir una actividad que sea divertida, relativamente barata y que no produce dolor.

Hablamos con expertos de seis tipos de ejercicios, que los padres pueden hacer con sus hijos. En la lista siguiente se muestran sus sugerencias:

1. Andar en bicicleta.

2. Caminar por senderos.

3: Escalar rocas.

4. Correr.

5. Hacer stand-up paddle.

6. Hacer yoga.

 

Lee más sobre las seis sugerencias en The Washington Post