Más que revueltas siguen las aguas al interior de la DC, el partido más afectado por los resultados de las municipales. Tras la renuncia de Soledad Alvear a la presidencia del conglomerado, los esfuerzos están puestos en armar una mesa directiva que concite el mayor consenso posible, lo que –considerando las “heridas” internas- no parece […]

  • 12 noviembre, 2008

Más que revueltas siguen las aguas al interior de la DC, el partido más afectado por los resultados de las municipales. Tras la renuncia de Soledad Alvear a la presidencia del conglomerado, los esfuerzos están puestos en armar una mesa directiva que concite el mayor consenso posible, lo que –considerando las “heridas” internas- no parece una tarea sencilla.

Primero en la lista de posibles reemplazantes está el actual presidente interino Jorge Burgos, aunque el paso de los días ha ido complicando su opción. El diputado enfrenta un fuerte rechazo de los sectores “alvearistas”, que le cuestionan un aparente distanciamiento de último minuto con Alvear y su apoyo a la candidatura de Eduardo Frei.

En la práctica, hoy consideran a Burgos como hombre de Frei, lo que –en todo caso- constituye un punto a favor para el diputado, ya que todos concuerdan en que el ahora único presidenciable de la DC tiene mucho que decir en la conformación de la futura mesa.

Por los palos avanzan los llamados “príncipes”: Ignacio Walker, quien formó junto con Patricio Walker, los alcaldes Claudio Orrego y Alberto Undurraga y el propio Burgos, una estrategia para la renovación interna. Orrego y Undurraga –avalados por sus respectivos triunfos electorales- también suman votos, aunque los estatutos lo impiden. Por eso, su colega Claudio Arriagada propondrá derogar esa norma en la junta del 13 y 14 de diciembre (la fecha original del día 5 se cambió porque topa con el traspaso de mandos comunales). Pero esto no termina aquí. Aparte de la opción “principesca” –Ignacio Walker es quien suena con mayor fuerza- y del presidente en ejercicio, suenan otros nombres, como el del ex ministro del Interior, Andrés Zaldívar. El afirma no buscar figuración, pero sí estar “por que la DC asuma la crisis logrando un equipo que conduzca a las soluciones que requiere: integridad, experiencia y unidad”. Y en ese sentido -dijo a Capital- “si el partido cree que es mi persona, y espero que no lo sea y sean otros, no me podría negar”.

Así las cosas, casi todo puede suceder, porque mientras algunos “alvearistas” juran venganza contra Burgos y Frei y otros dicen que los “príncipes” no tienen opción, en el lado de Frei reina la confianza en que “conversando se entiende la gente” y que Burgos será el hombre, pese a que el clima actual es francamente hostil. “Nadie puede ser descartado a priori”, nos comentó Belisario Velasco, agregando que “los príncipes están en los reinos y esta es una república” (“es una broma”, añadiría). Hay quienes incluso ofrecen sus servicios en pro de la sobrevivencia DC, como Ximena Rincón, quien indicó que “estoy dispuesta a ser la secretaria general y no postularme a ningún cargo parlamentario, si eso sirve al partido y al país”