Quizás se debe a la necesidad de usar cámaras más profesionales o tal vez tiene que ver con la dificultad de encontrar zonas de altura cuando ya no hay luz. El hecho es que las buenas fotos de Santiago nocturno y con vista desde las alturas no abundan, y por eso producen una atracción y […]

  • 12 abril, 2019

Quizás se debe a la necesidad de usar cámaras más profesionales o tal vez tiene que ver con la dificultad de encontrar zonas de altura cuando ya no hay luz. El hecho es que las buenas fotos de Santiago nocturno y con vista desde las alturas no abundan, y por eso producen una atracción y un placer inmediatos. Qué mejor ejemplo que estas dos capturas, una de Juan Carlos Valenzuela (@CharlieValenzuelacl) y la otra de Andrés Briones

(@andres_briones_c). ¡Gracias a ambos por hacernos más adictos a la capital!