Inglaterra acaba de impulsar una campaña en sus bares para los clientes que no pueden fumar en lugares restringidos. Por eso importaron desde Holanda Liquid Smoking, una bebida que provoca los mismos efectos que la nicotina en el trabajo. La bebida es a base de sustancias naturales originarias de Sudáfrica, destiladas en un aceite que […]

  • 11 diciembre, 2008

Inglaterra acaba de impulsar una campaña en sus bares para los clientes que no pueden fumar en lugares restringidos. Por eso importaron desde Holanda Liquid Smoking, una bebida que provoca los mismos efectos que la nicotina en el trabajo. La bebida es a base de sustancias naturales originarias de Sudáfrica, destiladas en un aceite que se suma al líquido, de gusto a frutas. La campaña promete extenderse al resto de Europa, siguiendo la ruta holandesa, donde ya lleva un año de buenos resultados. Sus dueños garantizan que el tomar una lata del refresco corta el deseo de encender un cigarro por 4 horas.