No queda nada para que termine diciembre y comiencen –para muchos– las vacaciones. Esto significa que ya no vale la pena hacer más dieta y no queda más que entregarse a los placeres del comer y beber.

  • 20 diciembre, 2018

Paleta ibérica pura de bellota

No es un producto que deba ser consumido específicamente en estas fechas. Por el contrario, un buen jamón se puede disfrutar en cualquier época del año. Sin embargo, las fiestas pueden ser una estupenda excusa para hacerse un regalo a la familia completa, adquiriendo una de estas paletas de cerdo ibérico importadas directamente de España, provenientes de animales criados en dehesas de Extremadura y alimentados solamente con bellotas y pasto. Un lujo total para disfrutar en la tranquilidad del hogar.

www.lasbellotas.wobiz.cl, $240.000.

Pierna de cerdo

Otro estilo de jamón. En este caso, cocido. Esta pierna de cerdo viene cocinada, con un leve toque ajamonado y delicadamente acaramelada por fuera. Fácilmente alcanza para treinta personas y más, y es ideal para preparar esas tradicionales entradas de jamón con piña o –por qué no– cocinarlo un poco más en una olla con especias y verduras para darle un toque más gourmet y servirlo caliente. Ni hablar de cómo puede aprovecharse al almuerzo o desayuno del día 25 o –más aún– el siempre flojo primer día de enero. Pura comodidad y sabor.

www.aybar.cl, $79.000.

 

Centolla

Aunque para muchos el mejor crustáceo del mundo es la langosta, en lo personal prefiero la centolla. La verdad es que una entrada de centolla, unos canapés con centolla –siempre con mayonesa preparada en casa– o tal vez una pasta al dente con una salsa a base de centolla son delicias que vienen muy bien en estas semanas de celebraciones. Según los gustos y presupuestos es posible conseguirlas vivas, cocidas o solo su carne. Hay para todos los gustos.

www.ostrasbilbao.cl, precios a partir de $27.0000 por centolla (cocida).

Foie gras

Más allá del histórico desprecio que los animalistas han tenido siempre por este producto, el problema central en Chile fue por años conseguir foie gras. Ni siquiera me refiero a conseguir uno de buena calidad, simplemente encontrar uno legítimo. Esto, porque hasta hace unas décadas, acá se le solía decir “fuá” a cualquier paté más o menos decente que viniera de Francia. Gran error, pues el foie es otra cosa, es un hígado de pato (o ganso) que por un exceso de grasa en la alimentación del ave se ha agrandado. Más allá de los detalles técnicos, la buena noticia es que ahora se puede conseguir en Santiago listo para consumir o crudo, lo que es ideal para luego sellarlo en el sartén. Un manjar no apto para vegetarianos.

www.helenedefleurac.com, desde $10.000 los 110 gr.

 

Ostras

Diciembre es por esencia época de espumante y qué mejor acompañamiento para esta bebida que unas buenas ostras. Algunos prefieren las de borde negro, mientras otros se van por las de mayor calibre. Hay gente que solo les agrega unas gotitas de limón, mientras también están los que recurren a esa exquisita vinagreta a base de chalotas y vinagre. Incluso por ahí se ven ostras con unas gotitas de tabasco o hasta fritas. Todas excelentes y van mucho mejor con una buena copa de espumante.

www.ostrasbilbao.cl, desde $179 la unidad.

Pan de Pascua

A pesar de tener tanto detractores como fanáticos, lo cierto es que en esta época del año las ventas de pan de pascua se disparan y por lo mismo no son pocos los hogares que se hacen de unas buenas unidades de este producto para agasajar a visitas, amigos y parientes de aquí hasta los primeros días de enero. Y aunque la variedad de versiones de pan de pascua que actualmente podemos encontrar es inmensa, siempre será mejor optar por un producto artesanal y elaborado con productos seleccionados, como es el caso del pan de pascua de La Farola, que hace ya años siguen al pie de la letra -aunque con algunas mejoras- una receta familiar.

La Farola, Príncipe de Gales 6424, teléfono 933266032, La Reina. $7.000 la unidad.

Cola de mono

Otro producto tradicional de estas semanas y cuyo volumen de venta y consumo se disparan cada año. Obviamente, en el caso del cola de mono la gente también tiene sus preferencias y la variedad de oferta es casi infinita, llegando incluso a encontrarse envasado en supermercados. Sin embargo, si a mí me preguntan, prefiero irme a la segura con la versión del bar Ciro’s, donde lo fabrican todo el año –con aguardiente, como debe ser–, por lo que saben muy bien de qué se trata. Ojo, se pueden tomar una copita en su barra antes de llevarse un par de botellas a casa.

Bandera 220, teléfono 26960135, Santiago.

Isidora Goyenechea 2971, teléfono 227692222, Las Condes.

$5.900 la botella para llevar y tres por $12.490.

 

San Estanislao

A falta de polvorones o turrones, dulces muy típicos del fin de año español, no es mala idea tentarse con los deliciosos dulces San Estanislao, clásicos confites de la repostería tradicional chilena preparados a base de almendra, manjar y cubiertos con un fondant y mostacillas de colores. Tuvieron su momento de fama desde principios del siglo pasado, pero con la desaparición en los años cincuenta de la pastelería que más los fabricaba (San Estanislao), se les fue perdiendo el rastro y desapareciendo las personas que conocen su receta. Afortunadamente, aún quedan algunas buenas manos.

Pedidos al Instagram @cocoirarrazaval o al WhatsApp +56995483303,

$33.300 el ciento.